Acerca de la naturaleza del Ser, la Nada, y la ilusión (Maya)

Acerca de la naturaleza del Ser, la Nada, y la ilusión (Maya)

Alex Tovar Gonzalez

Uno de los principales aspectos que quiero destacar es la afirmación Nirvana es Samsara, frase en la que se puede encuadrar lo que he comprendido de mi estudio. El estado de liberación no puede ser un hecho aislado o a través de un retiro del mundo “real” sino trabajando a través de la meditación existencial para poder encontrarse en el mundo sin por ello verse arrastrado por las tendencias, ideologías populares y preceptos capitalistas. Tener la capacidad de transformarnos interiormente para así poder mantenernos alejados de la ilusión del ego.

Según el pensamiento occidental, tendemos a creer que somos lo que hacemos, lo que poseemos, lo que nuestra mente puede crear en un pensamiento distorsionador de la realidad, donde, desde el egocentrismo, solemos creer que somos simplemente eso. Esto es equivalente a vivir engañado, como versa una frase filosófica: “vivir sin filosofar es tener los ojos cerrados, sin tratar de abrirlos jamás”. Me atrevo a hacer la comparación y decir: Vivir sin meditar es permanecer en el engaño de la ilusión, aun sabiendo que estamos engañados.

El pensamiento occidental nos lleva a tener una determinada conciencia del yo, a través del cual tenemos un autoconcepto y vivimos en una ficticia dualidad sujeto-objeto. Quizá en principio, desde la didáctica, este autoconcepto pueda no ser negativo, sirviendo para determinar aquello que “soy” o que “es mío” de aquello de no lo es. Sin embargo, considero que es necesario evolucionar en nuestros conceptos acerca del mundo, o mejor dicho, ir más allá de los conceptos y la limitación del lenguaje, realizando ejercicios de análisis, reflexión y meditación, a fin de poder expandir nuestra conciencia, dejando atrás lo que Heidegger mencionaba: los prejuicios y condicionamientos del pensamiento occidental, que es la cultura de masas, el bombardeo que recibimos respecto al consumismo, a la inmediatez, al capitalismo, al establishment.

El sistema capitalista en el que vivimos puede conducir a aquel que no realiza una meditación existencial a creer que todo es un producto, un bien a poseer, una batalla de egos y de posesiones materiales. Meditar nos permite nutrir pensamientos verdaderamente esenciales. Es aquí donde el Maitriyana tiene una de sus principales utilidades al permitir al individuo despertar de sí mismo, a vivir aquí y ahora, a cuestionar lo establecido y poder crear una nueva política, basada en la teoría de libertad y bienestar planteada por el budismo, al poder desapegarse de los dogmas religiosos, económicos y sociales. Cabe destacar la tolerancia y comprensión que desarrollan las enseñanzas budistas, generando un estado de conciencia ampliado y superior, evitando la confrontación abierta, creando espacios para el análisis existencial y que sea el aprendiz quien vaya descubriendo su Sí-Mismo, es decir, promover una enseñanza alejada del dogma que permite experimentar, interpretar y cuestionar, apartándose del fanatismo y permitiendo dejar ser.

Otro punto a destacar es el de mantenerse alejado de la racionalización, al menos en lo que a espiritualidad se refiere. Dejar de lado la ilusión y falsedad de los conceptos y el discurso y permitir conocer, no como una comprensión lógica sino como una vivencia, como una experiencia personal que permite ser aquello que se ha conocido. Esto permite adoptar una postura crítica y relevante frente a las preocupaciones de la vida cotidiana.

Otro aspecto en común a destacar es la de la naturaleza vacía de la mente. No se es algo, sino una nada en la que todo lo es y puede ser. Se trata de adquirir una conciencia no de algo sino más bien una conciencia pura en la que desaparece el sujeto como tal y que permite apartarse de los significados, los cuales no son fijos, permitiendo comprender la totalidad de lo real, más allá de los conceptos. Para el existencialismo budista el universo es un Gran Vacío, en donde el ser es una Nada, pero es un concepto alejado del nihilismo popularizado por Nietzsche, es más bien la facultad de tener contacto con lo real, aquella actitud que permita alcanzar la iluminación, con un estado de compasión y sabiduría, compromiso y responsabilidad.

Al liberarse de lo estipulado por el capitalismo es posible alcanzar una verdadera felicidad, es decir una autorrealización, un estado de satisfacción personal que da significado y propósito a nuestra existencia. La mejor forma para lograr esto es a través de la meditación, de una postura analítica y de un momento en el que se deja ser, un momento apartado de conceptos, de ideales o de ilusiones, un momento apartado de la ficción de lo real.

El Maitriyana postula una ética libertaria que invita a vivir aquí y ahora. Es un espacio para el despertar y la liberación del sí-mismo, yendo más allá del bien y del mal, cuyos conceptos se encuentran en el entendimiento; dejar de lado la necesidad de seguridad; tomar una actitud dinámica respecto al olvido del ego, de la ficción del lenguaje, permitiendo desvanecer el sentido de identidad que implica el ego. Al poder enfrentar una realidad vacía e incompleta es posible abrir un espacio para el despertar (Bodhi) y la liberación, apartándonos de la ilusión (Maya) del ego, de la alienación, del capitalismo y del orden establecido.

 

 

Un comentario en “Acerca de la naturaleza del Ser, la Nada, y la ilusión (Maya)

  1. Pingback: Artículos | Maitreya Buddhist University

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s