Defensa Budista de la Razón Utópica

 

Defensa Budista de la Razón Utópica

La Espiritualidad Budista es un Camino extraordinario en el mundo, porque representa una derrota profunda para el materialismo de los pueblos, abriendo simultáneamente una promesa de un mundo pacífico, justo, culto y ecológico. Esto significa que la metafísica y el nihilismo no contribuyen al bienestar y desarrollo de la sociedad, sino que únicamente lo hacen los valores espirituales. A diferencia del capitalismo salvaje y el comunismo autoritario, el Camino Medio creado por Gautama encarna la sabiduría compasiva (prajña-karuna) de los pueblos elegidos, defendiendo los Derechos Humanos y la Libertad de expresión como características indispensables para la evolución de la democracia verdadera. El Maitriyana es esta alternativa genuinamente socialista y libertaria que critica a la demagogia populista de los gobiernos autoritarios obsesionados con el Poder. Así, la Espiritualidad Budista no es un espacio de diálogo intelectual, sino que más bien apunta a la conversión mística de la humanidad, facilitando su transformación y evolución a través de una Utopía socialista, comunitaria y liberadora de los pueblos, transmitiendo los valores del pacifismo, la justicia social, la educación democrática y la armonía ecológica como elementos indispensables para la gran revolución de la Tierra Pura. Si bien muchos pueblos han creído en utopías, la mayoría se han visto desilusionados porque los medios para llevarlas a cabo no han sido correctos o adecuados. De este modo, el Maitriyana se distingue por sobre el resto de los movimientos sociales de la historia, contribuyendo a crear un clima de transformación política, económica, cultural y medioambiental. Este Nuevo Orden Radical presupone la Utopía de la Unidad de la Humanidad, la cual es la Gran Cura (Maha Nirvana) a los males de la guerra, la pobreza, la ignorancia y la contaminación. Esta comprensión o visión de que el futuro del ser humano es la construcción de una civilización socialista libertaria es lo que moviliza a la Espiritualidad Budista a buscar la conversión espiritual de los pueblos, promoviendo la democracia directa como fundamento de una sociedad auténticamente dialéctica, pero también transmitiendo la práctica contemplativa como reconciliación con el aquí y ahora. Pero esta conversión espiritual del mundo no significa un proceso religioso sino más bien un regreso revolucionario a los valores protectores de la vida, confrontando al egoísmo, dualismo y consumismo como fuerzas contrarrevolucionarias que generan una sociedad espiritualmente corrupta. En efecto, la Liberación de la humanidad es un Camino que condena tanto al estatismo como al mercantilismo, pues ambos oprimen la libertad intrínseca de los pueblos. En cambio, el Maitriyana se apoya en los ideales de la generosidad y solidaridad, impulsando democráticamente a la sociedad a comprender que el verdadero poder sólo se alcanza a través de la paz y no por medio de las armas, defendiendo y garantizando el pleno acceso a la Libertad, Igualdad y Fraternidad entre todas las personas. En definitiva, el verdadero desarrollo de las potencias mundiales no es la acumulación de poder ni de dinero, sino que más bien se trata del establecimiento de medios adecuados de vida. De esta manera, la Espiritualidad Budista concuerda con Camus en el hecho de que los medios son los que justifican a los fines y no al revés, pues los medios inadecuados e incorrectos ciertamente corrompen y ensucian todo tipo de fines. Esto significa que existen medios adecuados para llegar a la Liberación, lo cual según el Maitriyana es la gran enseñanza de Gautama. Sin embargo, la conversión espiritual de los pueblos no es una transformación ideológica, sino que es la experiencia de políticas globales basadas en la paz, la justicia, la educación y la ecología, pues se trata de un desarrollo político, económico, cultural y medioambiental que acerca a los países a la felicidad de una vida más libre, igualitaria y fraternal, al mismo tiempo que los aleja de una vida de codicia, odio y engaño. La Cura (Nirvana) a los males del mundo no está en desarrollar sistemas materialistas, que justamente han empobrecido y violentado a la Madre Tierra (Gaia), ni tampoco se encuentra en retroceder a los viejos esquemas metafísicos, sino que la solución radica en instaurar una reforma espiritual universal que perfeccione a la humanidad de forma constante, nutriendo las conquistas democráticas con una intensa vida mística que amplia cada vez más el horizonte de la humanidad, estimulando la generosidad y solidaridad como relaciones fundamentales entre los ciudadanos. Únicamente los valores de la tolerancia y la ecuanimidad permiten al ser humano no dañar a los demás seres vivos y elegir su Propósito (Dharma), evanesciendo oportunamente el destino de autodestrucción que impone la civilización capitalista a todos los seres vivos.

 

Un comentario en “Defensa Budista de la Razón Utópica

  1. Pingback: Colegio de Derecho Budista Internacional | Maitriyana Buddhist University (MBU)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s