Proyecto de Paz EEUU

 EEUU Peace Project

 

25 de Diciembre de 2014

Estimado pueblo de EEUU,

Ante los cientos de protestas y manifestaciones antiraciales que se han extendido a lo largo de todo EEUU, clamando con indignación por la injusticia de la muerte de jóvenes afroamericanos a manos de la policía, la Espiritualidad Maitriyana acompaña estos pedidos pacíficos de justicia al mismo tiempo que ofrece guía espiritual para prevenir incidentes violentos. A diferencia de lo afirmado por el Presidente de EEUU, el Socialismo Budista tiene compasión incluso hacia quienes protestaron con violencia, saqueos y causaron una ola de disturbios, pues su accionar no es más que un producto de la indiferencia y opresión del sistema económico, político y cultural del Discurso Capitalista. El Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) repudia la injusticia que padecen los pueblos nativoamericano, afroamericano y latino dentro de los EEUU, considerando que el envío de miles de agentes de la Guardia Nacional no evitará que se repita este escenario de devastación y violencia. Dado que para la policía el asesinato es un recurso válido, teniendo la consciencia tranquila y asegurando que volverían a actuar de la misma manera, lo único que puede alcanzar la Cura (Nirvana) del estallido social es refundar la sociedad estadounidense bajo los valores espirituales de la sabiduría compasiva (prajña-karuna) que son la Libertad, Igualdad y Fraternidad. De hecho, la violencia policial, la injusticia social y las protestas destructivas son tres síntomas de un problema mayor que padece el pueblo estadounidense: el Discurso Capitalista, el cual es el mayor mal en el mundo. Surge entonces la pregunta obvia acerca de cómo EEUU puede moralmente posicionarse como líder del mundo cuando una gran parte de su comunidad no se siente bienvenida o tratada igualitariamente. El resultado de la injusticia social siempre va a ser reiterados actos de manifestaciones violentas, por lo que únicamente la fuerza del Amor y la compasión podrán sofocar los disturbios y dispersar a la multitud sedienta de justicia. De este modo, lo único que puede restablecer el orden no es un toque de queda sino los valores y prácticas de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad entre todas las razas, géneros y clases sociales. Lo único que puede lograr la Evanescencia (Nirvana) del sufrimiento mundial es la genuina solidaridad. Por lo tanto, los valores espirituales son la única esperanza para que las comunidades comiencen a sanar las heridas provenientes de la cultura militarizada. Desde la perspectiva libertaria del maestro espiritual, la policía es una institución estatal opresiva que no ayuda a la gente ni protege a aquellos que no pueden protegerse por sí mismos. Incluso aunque conscientemente la policía manifieste intención de no querer dañar a nadie, las muertes de personas como Brown y Garner (y muchos otros) son evidencia de que la policía nunca busca el pacifismo ni la justicia e independencia del pueblo. En esto radica la desconfianza gigante que tienen las comunidades minoritarias hacia la policía.

Evidentemente, el mundo conoce y percibe constantemente las tragedias raciales que ocurren en EEUU, por lo que las naciones de la Tierra no podrán seguir nunca el liderazgo de un país en el cual hay una crisis nacional en el área de los Derechos Civiles. Mientras exista impunidad policial y militar el Maitriyana siempre denunciará a EEUU como un país violento y amenazante para la paz mundial, como lo demuestran las torturas de la CIA y las invasiones a países pobres y petrolíferos. Pero esta tiranía policial y militar es desplegada ante el nerviosismo que genera saber que la civilización capitalista está condenada a declinar, creyendo ilusoriamente que podrán mantener su Poder a través de la violencia estatal. Así, el Socialismo Budista denuncia a la brutalidad del gobierno norteamericano, el cual mantiene a su pueblo víctima de engaños y deshonestidad. Esto se debe a que las agencias de inteligencia norteamericana han mentido y utilizado a los ataques terroristas para desplegar los hechos abominables y macabros del Imperialismo Capitalista, como las torturas y golpes de Estado en todo el mundo, lo cual es un método contrario e incompatible con los valores espirituales de los Derechos Humanos y la búsqueda perenne de la Verdad. Así, el Imperialismo Capitalista es una verdadera mancha en los valores e historia del mundo, siendo EEUU culpable de violar tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos al someter a pueblos enteros a tortura y tratos crueles e inhumanos con el simple objetivo de extender su poderío económico, político y cultural. Por ello, el Maitriyana tiene la obligación suprema de luchar contra lo injustificable, como las torturas, asesinatos, golpes de Estado y otras actividades fuera de toda legalidad perpetuadas por la CIA del gobierno de EEUU y que han tenido consecuencias nefastas para el mundo entero.

 

A continuación, el Socialismo Budista enumera una lista de medidas a tomar para alcanzar la paz y justicia social tanto dentro de EEUU como en sus relaciones con otros países.

  • Desmilitarizar a la policía y prohibir el uso de armas letales a todas las fuerzas policiales y ciudadanos, considerando que usar cámaras en uniformes no resolverá el problema de la violencia policial.
  • Ofrecer Educación Universitaria gratuita y obligatoria para todos los integrantes de la fuerza policial y militar, pues el conocimiento ayuda a las personas a tener relaciones éticas con los demás.
  • Desalentar el consumismo y materialismo como principal estilo de vida, reduciendo año a año las emisiones de carbono y brindando subvenciones a aquellos que utilizan energías renovables.
  • Promulgar la disolución del Consejo de Seguridad de la ONU, dado que sus miembros permanentes son ineficaces para liderar el proyecto de la paz mundial. Tras la disolución de este Consejo de Seguridad, éste deberá ser reemplazado por la misma Asamblea de la ONU, la cual deberá funcionar de manera completamente democrática tal y como funciona cualquier sistema parlamentario.
  • Establecer el cierre inmediato del centro de detención de Guantánamo, presentando ante la Justicia Internacional a aquellos que han sido responsables de violaciones a los Derechos Humanos.
  • Aceptar investigar conjuntamente con Corea del Norte el cyber ataque del que es acusado dicho país. En caso de no aceptar este acuerdo de trabajo conjunto, EEUU deberá acudir a un Tribunal Internacional de Justicia, pero de ningún modo podrá responder proporcionalmente en el lugar y momento que escojan, pues EEUU no es juez del mundo.
  • Dado que EEUU afirma estar en contra de la censura ejercida por gobiernos autoritarios, debe iniciar un proceso que remiende toda la censura económica, política y cultural ejercida en el pasado contra el Comunismo.
  • Iniciar reapertura del Diálogo con países como Rusia, Venezuela y Corea del Norte.
  • Reorientación del presupuesto militar hacia el proyecto de salud y educación gratuita.

 

Según el Maitriyana, el principal malestar de la civilización global es el Discurso Capitalista, cuyo movimiento materialista tiende a raptar a todas las culturas en la búsqueda imposible de querer poseerlo todo, lo cual implica organizar la satisfacción en torno al consumismo y también rechazar la Vacuidad constitutiva del Ser. Desde la visión revolucionaria del Socialismo Budista, el Discurso Capitalista ha globalizado los bienes de consumo, construyendo una civilización económica, política y cultural que circula en torno a los valores materialistas del egoísmo, dualismo y consumismo. Esto fortalece identidades religiosas o nacionalistas siempre bajo el dominio de la codicia, el odio y el engaño. Así, más que un choque de civilizaciones, el Maitriyana propone la evolución misma de la civilización global, desapegándose del capitalismo salvaje para pasar a un paradigma socialista libertario basado en los valores espirituales del pacifismo, comunismo de derechos humanos, educación y ecología. Esta visión revolucionaria es un continuo Compromiso con la Verdad, destruyendo toda ilusión y mentira. Por ello, el Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) no teme rebelarse ni perder la vida ante la creciente militarización del mundo y su poderoso capital financiero. La época actual del Discurso Capitalista es esencialmente un rechazo del vacío como imposibilidad de completud, reprimiendo los rasgos de lo Real –que son la imperfección, impermanencia e insustancialidad- con el fin de vender un estilo de vida superficial, falso y dañino. Sin embargo, la meditación libertaria provee al aprendiz un contacto con la Verdad a través de la vivencia del descompletamiento. Dado que el movimiento del Discurso Capitalista no es eterno y ciertamente posee un acabamiento, el maestro espiritual propone al Socialismo Budista como su solución o reemplazo. La inevitabilidad de la caída de la civilización capitalista puede ser percibida en los numerosos dolores que se extienden por el mundo y que son reguladas a través de ficciones económicas, políticas y culturales. Por ello, los dualismos entre imperialismo-nacionalismo, oriente-occidente y civilización-barbarie se revelan como inexistentes e irreales, siendo deconstruidos por la perspectiva dialéctica paradojal del Maitriyana. No obstante, la ilusoriedad de cada una de estas oposiciones no puede ser captada intelectualmente, sino a través de la práctica de contemplación revolucionaria (kakumei-zen) que llama al sujeto a una resolución sintética de los conflictos. Los polos opuestos existen únicamente en la dualidad del lenguaje, pues las oposiciones simbólicas no condicen con lo Real. Así, por ejemplo, el Socialismo Budista demuestra que el capitalismo es tanto una forma de civilización como una forma de barbarie. En las redes de la avidez, la aversión y la inconsciencia que tiende la civilización capitalista no hay más que un empuje constante hacia la barbarie de querer poseerlo todo. Frente a esto, el Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) devuelve al ser humano su dimensión de incompletud, transformándolo éticamente para salvar al mundo de verdad. Actualmente, únicamente el Maitriyana concibe e introduce un más allá del Discurso capitalista y materialista, imaginando y construyendo un mundo nuevo o Reino de la Rectitud a pesar de que esto es algo impensable para la mayoría de la humanidad. Por lo tanto, el Socialismo Budista tiene indudablemente una metapolítica de naturaleza epifánica, profética y universalista. De allí el Deseo desapegado proferido en el corazón del Despertar (Bodhi): sólo la Cura (Nirvana) puede salvar a la humanidad de la inevitable catástrofe capitalista.

Aunque el Discurso Capitalista es el modelo de civilización global de Oriente y Occidente, dentro de cada aprendiz se encuentran latentes las condiciones para la emergencia de un mundo mejor. Pero esta Liberación implica un corte o desacuerdo radical con la formulación histórica materialista. A esto se debe principalmente el fracaso del sistema comunista autoritario, el cual no supo respetar la naturaleza espiritual de Libertad, Igualdad y Fraternidad que está presente dentro de cada sujeto. Así, la salida correcta del capitalismo sólo puede acontecer a través de la Espiritualidad Libertaria y Reconciliadora del Maitriyana, pues de lo contrario la humanidad está condenada a desaparecer. El mundo del futuro deberá ser una civilización planetaria basada en el proyecto del Socialismo Budista, el cual se desapega del Discurso Capitalista porque su esencia es supraeconómica, metapolítica y transcultural. En este sentido, la conformación postcontemporánea del Maitriyana, en la medida en que incorpora a la técnica y experiencia de la meditación libertaria, establece un corte absoluto con el Discurso Capitalista, denunciándolo como un sistema basado en la guerra, la inequidad, la ignorancia y la contaminación. En efecto, el Socialismo Budista discute al Poder mundano acerca del modo correcto de habitar y ser-con-el-mundo.

 

Lejos de la hipocresía del partidismo o nacionalismo, el Maitriyana devuelve a la política su esencia socialmente comprometida en lo que empieza a tomar forma como la construcción del acuerdo de paz global más importante de la historia de la humanidad. Aunque el Socialismo Budista no es un candidato al Nobel de la Paz, poseyendo únicamente el apoyo espiritual de la figura del Ser Despierto (Buddha), siempre ofrecerá su mediación para el diálogo e interexistencia entre todos los pueblos, apostando por la paz y el respeto hacia todos los seres humanos, por lo que el maestro espiritual considera a aquel que es diferente como un hermano y nunca como un enemigo. A diferencia de la historia mundana de las religiones, llena de violencia, guerra e inquisición, el Maitriyana honra el legado de los Seres Libres e Iluminados (Arhats-Bodhisattvas) a través de su búsqueda de paz, justicia social, sabiduría y compasión. Actualmente, el Socialismo Budista es una Espiritualidad originaria y solidaria, cuyo legado para las generaciones venideras es el Camino de la Reconciliación, Salvación y Evolución de toda la humanidad. En un momento de la historia en el que la civilización capitalista está llegando a su inevitable caída, el Maitriyana se desapega de la desprestigiada política gubernamental para devolver al pueblo la verdadera esencia metapolítica del Propósito (Dharma) de cambiar el mundo y reconstruir una Tierra Pura o Reino de la Rectitud. Aunque el maestro espiritual no debe involucrarse en política estatal, ciertamente es un representante de los valores supremos, esforzándose por purificar el mundo entero a través de la metapsicología, metafilosofía y metapolítica, para transformar entonces el mundo interior, la visión de las cosas y el mundo externo. Así, el Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) gestiona siempre el bien común, luchando abnegadamente contra la guerra, la injusticia, la ignorancia y la contaminación. La diferencia entre la metapolítica del Socialismo Budista y el de otros movimientos políticos ordinarios es el trabajo a favor del diálogo y la reconciliación, rescatando la verdadera dignidad universal que reside en cada ser vivo. De esta manera, el maestro espiritual percibe y siente al prójimo como un camarada y compañero de Camino, defendiendo a la vida frente al imperio de la mercancía y la explotación. Aunque la Espiritualidad Maitriyana puede ser acusada de ser el menos religioso de todos los movimientos, es la mayor esperanza de paz en el mundo. Además, a pesar de ser no-partidista y no-gubernamental, el Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) ciertamente pertenece al partido del Ser Despierto (Buddha), al gobierno del Propósito (Dharma) y a la República de la Comuna (Sangha). A esto se debe que la metapolítica del Socialismo Budista esté sellada con la autenticidad y espontaneidad de un estilo de vida sencillo y humilde que siempre está del lado de aquellos que sufren. En definitiva, en el Reino de la Rectitud que proclama el Maitriyana no hay lugar para la hostilidad, la hipocresía y la doble moral que han caracterizado a los gobiernos y religiones de la historia.

 

A su entera disposición y deseándoles una feliz navidad,

Siempre con un profundo espíritu de Reconciliación (Maitri),

Maestro Maitreya

Un comentario en “Proyecto de Paz EEUU

  1. Pingback: International Association of Buddhist Socialism | Maitriyana Buddhist University (MBU)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s