Proyecto de Paz India

 

Proyecto de Paz India 2014

 

Al Sr Presidente de India, 17 de Junio de 2014,

 

Hace más de dos mil doscientos años un antiguo maestro espiritual de la India revolucionó el mundo con su mensaje de Amor Espiritual, igualdad y fraternidad. Pero en la actualidad parece que todavía su mensaje de Paz no se ha propagado a lo largo de toda la India, donde existen frecuentemente casos de violaciones y asesinatos a niñas y mujeres. Pero lo más preocupante es que detrás de estos sucesos hay algo macabro, que es la discriminación hacia un pueblo que es considerado intocable y que sufre el peor tipo de opresión. De este modo, es momento de que la India vuelva a dejarse inspirar por un liderazgo espiritual muy similar al que realizó Siddharta Gautama. La Espiritualidad Maitriyana tiene ese Propósito (Dharma). Pero para esto el gobierno de la India debe contribuir a generar un clima de Autodeterminación y Libertad, no-interfiriendo con el flujo creativo y evolutivo del pueblo. La Espiritualidad es el marco que conducirá a la India hacia una nueva civilización pacífica, justa, culta y ecológica. Es posible solucionar el problema social que padece India, pero es imprescindible que el gobierno de la India tenga una voluntad fundamental para luchar contra la discriminación y el sistema de castas. Aunque la constitución de la India está en contra de este sistema injusto, todavía siguen ocurriendo sucesos que no deberían suceder. Esto significa que no es suficiente todo lo que se hizo antes, siendo necesario continuar tomando medidas revolucionarias tendientes al bienestar de todas las personas, que es definitivamente lo único que puede asegurar la supervivencia de la humanidad. Mientras los gobiernos continúen permitiendo la existencia del sistema de castas seguirá habiendo opresión, alienación, violación y explotación de determinadas poblaciones, las cuales merecen que se les respeten sus derechos humanos básicos. La Espiritualidad Maitriyana es una fuerza contracultural que no avalará la presencia del sistema clasista, el cual es uno de los principales males del mundo. De hecho, el Maitriyana es una Vía de Reconciliación que supera todo tipo de división, por lo que el sistema de castas es un contrasentido fundamental para nuestra visión sabia y compasiva. India no podrá ser una potencia mundial si no asume estos valores espirituales que son contrarios a la segregación. El Rey Ashoka entendió esto perfectamente y convirtió a la India en un reino pacífico, justo, culto y ecológico. De este modo, es completamente factible eliminar el sistema de castas, el cual representa un delito de lesa humanidad. India puede cambiar, pero necesita la ayuda de su gobierno y también la guía desinteresada de la Espiritualidad Budista, tal como ocurrió hace más de dos mil años. Por ello, el Maitriyana presenta un Proyecto de Paz para la India del Futuro con el fin de ayudar al pueblo indio a conseguir esta tarea difícil que representa la Igualdad y la Libertad, superando los venenos de la mente que son la codicia, el odio y la inconsciencia.

El desarrollo de la civilización dhármica venidera implica que la India del Futuro no deberá anhelar ser una potencia económica o armamentística, sino una potencia espiritual, es decir, un país superdesarrollado por los valores de la paz. La gran nación de la India históricamente ha seguido la sabiduría práctica de los grandes Seres Despiertos (Buddhas), por lo que el Maitriyana no es un mero movimiento con ideas utópicas: estamos mostrando cómo lograr la Paz, la armonía y la Evolución de la humanidad en el aquí y ahora. Éste es nuestro principal Propósito (Dharma): la Salvación del mundo. Si la India vuelve a escuchar las enseñanzas de los maestros espirituales podrá volver a ser un ejemplo ético para todos los pueblos. La solución al problema de las castas no provendrá de ningún desarrollo económico, sino de una conversión espiritual de la sociedad. Si India no logra la paz dentro de su propia frontera, será imposible entonces llegar a la paz con el pueblo vecino de Paquistán, lo cual implica que si no hay una transformación espiritual de la sociedad es muy probable que India y Paquistán entren en una guerra nuclear. Así, le suplicamos al gobierno de la India que lidere a su pueblo con sabiduría y no con burocracia. El pueblo de la India necesita rectitud ética y no únicamente la creación de puestos de trabajo.

La Espiritualidad Budista, desde hace dos mil seiscientos años, es la encarnación de la hermandad y la  bondad en el mundo, mostrando que se puede superar cualquier situación dramática a través de la fuerza del Amor compasivo y la Sabiduría ecuánime. El Maitriyana continúa con esta dedicación hacia la Paz Mundial, esperando con humildad que el mundo deje de ser un lugar donde ya nadie escucha. Pero resolver el enorme problema del sistema de castas implica que los políticos desarrollen coraje y valentía, asumiendo el deber supremo de buscar el bienestar verdadero de todo el pueblo. Por ello, sin diálogo con maestros espirituales esto será imposible.

 

Concordantemente, el Maitriyana presenta formalmente un Proyecto de Paz para la India del Futuro. El principio general de este Proyecto de Paz es el espíritu de Reconciliación (Maitri) que tiene como finalidad evanescer el sistema de castas y defender el cumplimiento de los derechos humanos, tanto en la relación con su propio pueblo como en el vínculo con pueblos vecinos. A continuación se enumera una serie de condiciones que el Maitriyana recomienda:

  1. En la India del Futuro debe estar completamente prohibido el sistema de castas, respetando a todos los seres humanos independientemente de su nivel económico, cultural o tipo de religión.
  2. En la India del Futuro se deberá cumplir aquello que señala su Constitución, pero al mismo tiempo se deberá considerar que el sistema de castas es un delito de traición contra el bienestar de la nación de la India.
  3. En la India del Futuro aquellos individuos que tengan antecedentes de racismo o discriminación hacia alguna casta no podrán formar parte de organismos de bien público como la policía, el ejército y el gobierno. La única posibilidad es que realicen un proceso de rehabilitación espiritual bajo la guía de un maestro espiritual.
  4. En la India del Futuro debería existir una supervisión de organismos internacionales que analicen si continúan existiendo violaciones a los Derechos Humanos.
  5. En la India del Futuro debería existir la firma de un acuerdo de paz con la nación vecina de Paquistán, acordando no sólo la prohibición total del uso de armas de destrucción masiva, sino también la negativa a resolver cualquier disputa por medios militares. Esto implica que cualquier conflicto entre ambos países se deberá resolver únicamente en tribunales internacionales.
  6. En la India del Futuro se deberán destruir todo tipo de armamentos nucleares, acordándose con pueblos vecinos la negativa a construir armamentos químicos o biológicos.
  7. En la India del Futuro se solicitará la guía de maestros espirituales de las distintas tradiciones que han iluminado a este hermoso pueblo durante miles de años. Esto tendrá la finalidad de mantener el comportamiento recto, iniciando así un período de evolución de toda la sociedad.

 

Este Proyecto de Paz para la India del Futuro es una intervención espiritual que realiza el Maitriyana con el Propósito (Dharma) de poner fin a la violencia estructural que está sufriendo la sociedad de la India, donde el sistema de castas continúa siendo enormemente fuerte. Esto produce que existan violaciones y asesinatos contra castas oprimidas, lo cual es algo que rompe nuestro corazón y que no podemos permitir. El Maitriyana, junto con catolicismo jesuita, se encuentra liderando un trabajo de Paz Mundial, por lo que India tendrá nuestra ayuda para recuperar sus valores espirituales dentro de toda la sociedad. El primer paso de esta guía espiritual es el siguiente: es necesario eliminar el sistema de castas ahora mismo. No podemos perder más vidas. Aunque no vivo en India, como ciudadano del mundo siento la muerte de ciudadanos de este país como la muerte de mis propios hermanos.

Siddharta Gautama renunció tanto al sistema de casta como a la religión metafísica que la justificaba, oponiéndose a este cruel mecanismo que regía la India del pasado y que todavía tiene vestigios en el presente. El Camino de la Espiritualidad Budista fue entonces una Vía alternativa al sistema opresor de la cultura de castas, estableciendo en el mundo una comuna (sangha) capaz de dar un ejemplo ético y trabajar en pos del objetivo supremo de la Libertad y el Despertar de todos los seres. El estilo de vida del Desapego es una demostración de la renuncia al sistema de castas, siendo la senda de una sabiduría compasiva que construye un mundo mejor y libre de la poderosa opresión que genera el sistema de castas. El Maitriyana trabaja a favor de la Libertad global, demostrando que los maestros espirituales son la demostración viviente de la veracidad del pacifismo. En definitiva, la Espiritualidad Budista siempre ha sido el faro de esperanza para los pueblos oprimidos del mundo, enseñándoles que es posible cambiar cualquier tendencia determinista en la historia. Siddharta Gautama, como todo revolucionario, fue siempre contra la corriente, estableciendo un Camino de Liberación para toda la humanidad al enseñar que es posible construir un mundo mejor en el aquí y ahora. La revolución socialista budista es una fuerza pacifista que busca establecer un nuevo orden carente de toda hipocresía, por lo que se enseñan prácticas contemplativas y éticas capaces de transformar constantemente el mundo interior y exterior. A diferencia de los regímenes totalitarios, viciados de violencia y corrupción, la Espiritualidad Budista no considera que se pueda imponer un nuevo orden. De hecho, esto es contradictorio con respecto a la Libertad esencial del ser humano. Así, los pueblos deben ser los que decidan si quieren el cambio o no. El trabajo de los políticos es entonces plantear la posibilidad y esperar. Pero se necesitan maestros espirituales para apoyar prácticas de bondad en el mundo. Estos son los sujetos más revolucionarios de la historia: los Seres Libres e Iluminados, y ellos han enseñado que el Camino hacia la Tierra Pura es renunciar a las armas, la injusticia social, la ignorancia y la contaminación. La Espiritualidad Budista es entonces el Camino más extraordinario para la transformación social, demostrando que el pacifismo y la renuncia al sistema de castas son fundamentales para abolir la violencia y la opresión. El Maitriyana ayuda a ir más allá de los enfoques limitados que proveen las culturas y castas, enseñando que un Ser Despierto (Buddha) es un ciudadano del mundo y no alguien identificado a un país determinado o a una estructura de poder. A partir de las enseñanzas transmitidas por Siddharta Gautama, la Espiritualidad Budista se posiciona como un movimiento crítico y nunca conformista con el status quo, estando en contra de la guerra, la injusticia social, la ignorancia y la contaminación. Al recibir el fuego revolucionario del Ser Despierto (Buddha), el Maitriyana porta la antorcha de la lucha no-violenta por la Salvación de mundo, por lo que se diferencia de la usual postura religiosa asociada al nacionalismo, los estereotipos y la justificación del conflicto armado. Siddharta Gautama tuvo una visión radical acerca de cómo crear una sociedad pluralista, sin castas ni nacionalismo, mostrando que la Espiritualidad es una actitud con la que se hacen cosas aquí en el mundo y no una mera forma de ir al cielo. El Maitriyana es una contracultura revolucionaria que enseña que el Despertar es precisamente el abandono crítico del egocentrismo, dualismo y consumismo. Por lo tanto, la Espiritualidad Budista está profundamente comprometida con la autorrealización, la Verdad y la Cura (Nirvana) de los males que sufre toda la sociedad. Criticar el status quo, como el sistema armamentista o el sistema de castas, requiere del coraje y la valentía que muy pocos poseen, pero también requiere fe profunda en que es posible salvar el mundo. Esta fe redentora, revolucionaria o incluso mesiánica ha estado presente por siempre dentro del Propósito (Dharma) transmitido por Siddharta Gautama. Así que los maestros espirituales dudan mucho sobre la veracidad de los gobiernos, pero nunca dudan acerca de si es posible crear un mundo mejor.

El Maitriyana intenta abrir los ojos de toda la humanidad, por lo que su mensaje es de gran importancia para el porvenir del mundo: no habrá supervivencia de la sociedad si continúa la opresión del sistema de castas, el racismo, el sexismo y la indigencia. Al  igual que Gautama renunció al poder mundano y dedicó su vida al bienestar de todo el pueblo, el Maitriyana tiene una visión radical que muestra que un simple ser humano puede contribuir a la paz mundial, pues despertar produce una marca irreversible en el mundo. La Espiritualidad Budista ayuda a que las personas dejen de esconderse en distracciones mundanas, como las ilusiones egoístas del placer o la riqueza personal, para así poder convertirse en una fuerza de paz en el mundo. Sin embargo, predicar contra la guerra, tal como lo hizo Gautama hace 2600 años, no es una tarea fácil o confortable, pues requiere ir contra la corriente. Así es que la India del Futuro debe salir de cualquier posición cómoda y esforzarse genuinamente por la paz.

Como maestro espiritual, estoy a disposición del gobierno de la India para instruirlo, estimularlo y aconsejarlo, informándole sobre qué tipo de acciones éticas desencadenará en la Paz. Estoy dispuesto a dar mi vida por el Proyecto de la Paz, así que puede aprovechar nuestra guía espiritual incondicional. El Maitriyana es una renuncia a la civilización capitalista motivada por la codicia, el odio y el engaño, proponiéndonos con valentía la creación de un mundo mejor guiado por las enseñanzas de Siddharta Gautama, quien fue la persona más trabajadora de la historia al dedicar todo su tiempo y energía en ayudar al prójimo. La Espiritualidad Budista de Gautama revolucionó el orden social de la Antigua India porque abandonó completamente el sistema de castas. Este es el fundamento histórico del Proyecto de Paz que realiza el Maitriyana para la India del Futuro. Notablemente, Gautama estuvo en contra del sistema de castas, tratando a todos por igual, incluso a los reyes de su época. Así, el Budismo de la India floreció como una fuerza espiritual en contra de la guerra y la injusticia social, denunciando tanto la opresión del sistema de castas como la tiranía de los ritos supersticiosos. Abogar por la igualdad y emancipación de todos los seres humanos siempre ha sido el deber supremo de la Espiritualidad Budista.

Durante todos los períodos de la historia, la sociedad ha sido influenciada por una minoría progresista que ha influenciado a las grandes masas populares según las distintas circunstancias. Los maestros espirituales somos herederos y continuadores de la revolución de Siddharta Gautama, porque nuestra aspiración suprema es el bienestar y la evolución de la humanidad. La Espiritualidad Budista encarna el polo de la Libertad, por lo que nuestro Deseo es siempre pugnar por la justicia social. El Maitriyana es la síntesis de todas las múltiples tendencias progresistas de la historia, depurándonos de los errores, contradicciones y deficiencias de los movimientos del pasado. Nuestro más allá, nuestra eternidad, es superar todas las barreras y conquistar la Paz mundial, sabiendo impulsar el progreso permanente de los pueblos al reconducirlos hacia la justicia y la libertad. En esta época que marca el fin de una civilización, los Seres Libres e Iluminados establecemos un programa de acción sobre la base y el objetivo del Despertar de toda la sociedad, por lo que el símbolo supremo de nuestra militancia es la lucha emancipadora. Obviamente, el Maitriyana como movimiento psicológico y filosófico es mucho más, pero como movimiento metapolítico, revolucionario y ecuménico, encarna la aceleración de la madurez espiritual que caracteriza a la realización de las posibilidades progresistas de una época dada.

Sr. Presidente, por favor permita ser guiado por la sabiduría compasiva de la Espiritualidad Budista, pues le aseguro que lo único que desea el Maitriyana es el Despertar de su pueblo. Estamos en el punto cúlmine de la historia, y depende de nosotros construir un mundo mejor o dejar que la humanidad se autodestruya. Ojalá India pueda volver a un liderazgo budista, tal como lo hizo el Rey Ashoka hace más de dos mil años.

Siempre con espíritu de Reconciliación (Maitri),

Maestro Maitreya

 

 

Un comentario en “Proyecto de Paz India

  1. Pingback: International Association of Buddhist Socialism | Maitriyana Buddhist University (MBU)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s