Sentencia sobre Academia.edu

CASO 49-2018: Academia.edu & CEO Richard Price

SENTENCIA ÉTICA

Estimados Fiscal, Defensor Público, Embajador y Miembros del Jurado del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 49-2018 contra Academia.edu & CEO Richard Price, por medio de la presente, en el día 16 de Octubre de 2018, se deja constancia de que se ha concluido el juicio para analizar la violación a los Derechos Humanos y a la Ética Budista realizada por el acusado. Este Caso ha sido llevado a cabo como consecuencia del Caso Deepak Rao.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 8 miembros del Jurado, confirmándose que hubo 1 voto de “Inocente” y 7 votos de “Responsable” para Academia.edu & CEO Richard Pricepor los graves delitos de Violación a los Derechos Humanos y Atentado contra los Derechos de los Pueblos Budistas.

El Comité Internacional de Ética Budista ha podido comprobar que Academia.edu & CEO Richard Price ha cometido crímenes internacionales. En primer lugar, Academia.edu & CEO Richard Priceha realizado actos de censura, violando los derechos humanos individuales y colectivos de la Sangha Budista, lo cual ante los ojos del Derecho Internacional constituye una violación a los derechos de los pueblos indígenas y comunidades tribales. En segundo lugar, Academia.edu & CEO Richard Priceha irrespetado al patrimonio cultural budista, no sólo por medio de la censura sino también por medio de la falta de respeto hacia las actividades jurídicas y espirituales de la Sangha, lo cual constituye violaciones a los derechos de los pueblos budistas. En tercer lugar, Academia.edu & CEO Richard Priceha realizado actividades fraudulentas que se oponen al espíritu de la ciencia, la investigación académica y la educación avanzada. De este modo, el Comité Internacional de Ética Budista confirma que Academia.edu & CEO Richard Price ha realizado una Violación a los Derechos Humanos y Atentado contra los Derechos de los Pueblos Budistas. Por ello, se ordena que todo miembro del Budismo elimine sus cuentas dentro de la empresa “Academia.edu”.

El Maitriyana enseña una percepción de la educación avanzada que la desapega de toda avidez de lucro monetario, pues realmente las escuelas y ámbitos académicos de difusión del conocimiento nunca deberían funcionar como empresas capitalistas, pues no es lo mismo obtener dinero para vivir en comparación a vivir para obtener dinero. En este sentido, la tradición filosófica perenne de sabiduría compasiva (prajña-karuna), dentro de la cual se destaca el Derecho Budista, invita a reconsiderar la educación avanzada como uno de los cuatro pilares para crear un mundo mejor. Así, la paz mundial, la justicia social, la educación avanzada y la salud ambiental ayudan al ser humano a comprender cómo se puede vivir con libertad, igualdad y fraternidad, sin ser prisionero del Estado ni de las corporaciones tecnológicas. Esta vía libertaria del Maitriyana tiene la capacidad de reunificar y reconstruir el mundo entero. Sin embargo, esta evolución del pensamiento social que desarrolla el Derecho Budista no es algo nuevo y postmoderno, sino que es un Camino de aprendizaje que se remonta a los movimientos éticos y espirituales creados por Gautama y Confucio hace 2600 años. La educación avanzada es entonces un desarrollo radical, libertario, progresista y humanista tanto de la mente como de la sociedad. Aunque las universidades ordinarias y los ámbitos académicos supuestamente contribuyen a la educación, en realidad no ayudarían a la vía de la educación avanzada, pues todos sus esfuerzos están conjugados hacia objetivos de éxito material y comercial. Por ello, a diferencia del Maitriyana, las universidades ordinarias y los ámbitos académicos no contribuyen a resolver los grandes males del mundo, incluido la ignorancia. En consecuencia, el Derecho Budista nunca olvida que el objetivo último de la educación avanzada es la evolución de la humanidad, enfatizando las tradiciones perennes de sabiduría compasiva (prajña-karuna) que logran la autorrealización del ser humano verdadero, especialmente las vías lideradas por Gautama y Confucio cuyos insights pueden transformar la educación global por medio de la educación del humanitarismo (ren) y la conducta apropiada (li), cuyo resultado alcanza la forma superior del ser humano. En cambio, los Estados y empresas tecnológicas que se vuelven codiciosas e inescrupulosas siguen una vía involucionada para el ser humano, desarrollando la peligrosa adquisición de conocimiento sin ética. Por su parte, el Maitriyana sigue la vía de Gautama y Confucio, por lo que su objetivo ideal es que toda persona se convierta en un sabio compasivo, un maestro espiritual o Ser Libre e Iluminado (Arhat-Bodhisattva) que ha alcanzado el conocimiento cumbre (satori) sobre el Sentido y Propósito (Dharma) de todo el Universo. Debido a este estado de autorrealización y autotrascendencia el sabio compasivo sigue la Vía (Tao) del Humanitarismo (Ren), desarrollando todas las potencialidades o naturaleza verdadera del ser humano, por lo que puede ser considerado como un Ser Humano Evolucionado (Jun Zi). Éste es precisamente el Homo Pacificus capaz de vivir plenamente con contemplación activa, sabiduría compasiva (zhi-ren) y ética humanitaria. Por lo tanto, para Gautama y Confucio el Ser Humano Evolucionado (Jun Zi) no es alguien que ha heredado una posición aristócrata de nobleza y poderío económico, sino que más bien se trata de alguien que sigue el Noble Óctuple Sendero, viviendo una existencia de virtud, conducta apropiada (li) y Humanitarismo (Ren), los cuales son los valores y objetivos de la educación avanzada defendida por el Derecho Budista. Así, el sabio compasivo no sólo se encuentra en armonía con el Orden o Vía (Tao) del Universo, sino que también se encuentra en armonía consigo mismo y con todos los demás seres sintientes, pues se trata de la encarnación misma de la Verdad, el Bien y la Belleza. El Maitriyana busca educar a cada ser humano para convertirlo en un sabio compasivo, que es el ser humano que está en comunión plena con el Universo, con la Naturaleza y con la Sociedad, lo cual es un proceso de transformación exterior pero simultáneamente también es la llave para la felicidad interior. De este modo, a pesar de su superioridad psíquica y cultural, el Ser Humano Evolucionado (Jun Zi) siente una gran Responsabilidad y compromiso social por todo lo que sucede en el mundo, siendo un sabio compasivo que nunca se conforma con simplemente acumular conocimiento sino que se siente profundamente impulsado a ayudar a los demás. Esto demuestra que la educación avanzada no debe apuntar a producir personas intelectuales, sino que debe intentar guiar a que las personas tengan valentía (yong) y luchen persistentemente por un mundo mejor, superando todas las adversidades para purificar la mente y la sociedad por medio de la práctica del amor. Al seguir la vía de Gautama y Confucio, el Derecho Budista considera que todo ser humano puede vivir una existencia recta para convertirse en un Ser Humano Evolucionado (Jun Zi), aunque sin el aprendizaje y la práctica de la conducta apropiada (li) y la sabiduría con compasión (zhi-ren) sería imposible alcanzar este nivel espiritual de autorrealización y autotrascendencia del ser humano. De este modo, las enseñanzas de Gautama y Confucio que transmite el Maitriyana guían a la humanidad para convertirse en esa potencialidad que podría llegar a ser, enseñando a ser un ser humano verdadero, un sabio compasivo que construye una civilización altruista y humanitaria, en lugar de enseñar a ganar dinero y poder dentro de una civilización materialista y destructiva.

En conclusión, el Comité Internacional de Ética Budista tiene el Propósito (Dharma) de proteger el patrimonio cultural budista del Gran Maestro Gautama, desarrollando una ética que cumple en todo momento con el Derecho Humano a la Paz mundial, la justicia social, la educación avanzada y la salud ambiental. El Propósito (Dharma) del movimiento espiritual Maitriyana es proteger estos valores de sabiduría compasiva, juzgando y sentenciando éticamente a aquellos que cometen crímenes internacionales contra la Espiritualidad. Siguiendo al Maestro Gautama, quien desarrolló la Comunidad Internacional más culta y educada en la historia del mundo, el Comité Internacional de Ética Budista supervisa que las empresas no atenten contra la ética, los derechos humanos y las enseñanzas budistas, nunca atacando a las Comunidades Espirituales (Sanghas), por lo que se ha sentenciado a Academia.edu & CEO Richard Price como Responsable de Violación a los Derechos Humanos y Atentado contra los Derechos de los Pueblos Budistas.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez Espiritual del Tribunal Budista de Derechos Humanos

Un comentario en “Sentencia sobre Academia.edu

  1. Pingback: Caso 49: Academia.edu | Comunidad Budista Maitriyana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s