Notificación sobre el Partido Comunista Chino y el Coronavirus

Case 36-2017: Catholic Archdiocese of Yangon (Myanmar) & Cardinal Charles Maung Bo

5 de Abril de 2020

NOTIFICACIÓN sobre el PARTIDO COMUNISTA CHINO y el CORONAVIRUS

El Tribunal Budista de Derechos Humanos ha recibido la noticia de que en Abril 2020 el Cardenal Charles Maung Bo manifestó públicamente que el Régimen Chino es moralmente culpable de la expansión global del Coronavirus Covid19 que produjo miles de muertos, acusándolo no sólo de poner en peligro a millones de vidas de todo el mundo sino también de reprimir la libertad religiosa al destruir miles de iglesias y cruces y encarcelar a un millón de musulmanes en campos de concentración.

En primer lugar, aunque el Tribunal Budista de Derechos Humanos aplaude toda crítica en defensa de las comunidades espirituales que son ilegalmente oprimidas en China, sin embargo, se considera que la acusación del Cardenal Charles Maung Bo es malintencionada o sesgada, pues el Partido Comunista Chino ha sido tan negligente en el manejo de la pandemia como lo han sido todos los gobiernos del mundo, los cuales siguieron permitiendo vuelos internacionales y no cerraron sus fronteras incluso luego de que China decretase la que hasta ese momento fue la cuarentena más grande de la historia de la humanidad. En este sentido, todos los gobiernos de mundo han sido negligentes y no uno solo. Por ello, el Derecho Budista corrige a James Kraska por decir que China es legalmente responsable del Coronavirus, ya que en definitiva la mayor parte de los gobiernos del mundo son también legalmente responsables por no haber tomado medidas adecuadas de prevención y tratamiento de la epidemia. El Tribunal Budista de Derechos Humanos concluye que, salvo que se demuestre que el Coronavirus fuese creado artificialmente por China, este gobierno no puede ser considerado legalmente responsable de la existencia y propagación del virus, cuya principal responsabilidad debería ser entonces asignada a la Naturaleza, pues los virus y las bacterias desempeñan una función fundamental en el cuerpo de la Madre Tierra.

En segundo lugar, el hecho de que el Coronavirus esté produciendo a diario miles de muertos en el mundo no es causa del gobierno chino, sino más bien producto de que todos los gobiernos han decidido invertir anualmente billones de dólares en armamentos en lugar de invertir en justicia social, educación, ciencia y salud, pues si todos los presupuestos militares se hubiesen redirigido a la investigación médica, el servicio sanitario y la producción de vacunas, ningún país estaría abrumado por la aparición de este tipo de enfermedades. Por ello, cuando el Cardenal Charles Maung Bo declara que el Régimen Chino es el principal Responsable del daño ocasionado por el Coronavirus a miles de vidas en todo el mundo, el Cardenal estaría incurriendo en una falsedad, por lo que el Tribunal Budista de Derechos Humanos se ve obligado a aclarar la inocencia de China en este asunto.

En tercer lugar, el Tribunal Budista de Derechos Humanos no tiene simpatía ni apoyo alguno hacia el Partido Comunista Chino, pero se aclara que el Cardenal Charles Maung Bo se equivoca malintencionadamente al decir que los únicos responsables del Coronavirus son la represión, las mentiras y la corrupción del Partido Comunista Chino. Incluso si las autoridades chinas ocultaron la noticia y silenciaron a médicos, desaparecieron a periodistas y tergiversaron la cantidad de muertos, esto no causó al Coronavirus. En un mundo globalizado cualquier experto en salud pública sabe que, haga lo que se haga un virus altamente contagioso se convertirá rápida e inevitablemente en una enfermedad internacional.

En cuarto lugar, el Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma que la acusación del Partido Comunista Chino de que Estados Unidos fue el causante de la pandemia del Coronavirus demuestra el mismo grado de actitud malintencionada que tiene el Cardenal Charles Maung Bo.

En quinto lugar, el Tribunal Budista de Derechos Humanos tiene evidencias de que en China durante décadas ha existido un sistema sistemático y generalizado de violaciones a los derechos humanos, realizándose millones de abortos forzados, detenciones extrajudiciales y ejecuciones de miles de personas, especialmente atacando y destruyendo a las Comunidades Budistas, Cristianas y Musulmanas. Sin embargo, es malintencionado afirmar que esto es la causa del Coronavirus, como lo afirma el Cardenal Maung Bo. Además, a pesar de conocer perfectamente estas violaciones a los derechos humanos en China, el Vaticano firmó un acuerdo secreto en 2018 con el Partido Comunista Chino, permitiendo que éste último controle a la religión católica, lo cual deja totalmente desprotegida a las comunidades cristianas que en China eran perseguidas y se mantenían en la clandestinidad sin ser controladas por el régimen, siendo éste el motivo por el cual el valiente Cardenal Zen declaró que el Vaticano había vendido y traicionado a la comunidad cristiana china. La firma de este acuerdo secreto entre China y el Vaticano se confirmó pocos meses después de que el Papa Francisco I haya apoyado al régimen genocida de Myanmar, el cual es socio económico de China.

En sexto lugar, el Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma que es totalmente malintencionada la declaración del Cardenal Charles Maung Bo cuando afirma que el Partido Comunista Chino es una amenaza para el mundo por ser criminalmente responsable de la pandemia del Coronavirus. El Derecho Budista confirma que la naturaleza ha causado al Coronavirus, y su causa no son las violaciones a los derechos humanos. Además, la máxima prueba de la mala intención del Cardenal Charles Maung Bo es que solicita que el gobierno chino realice una disculpa y una compensación económica hacia la deuda de otros países, seguramente solicitando esto porque el Cardenal es un ferviente nacionalista que apoya al gobierno genocida de Myanmar (socio económico de China).

En séptimo lugar, el Tribunal Budista de Derechos Humanos confirma que en el pasado el Cardenal Charles Maung Bo ha sido sentenciado Responsable de Complicidad con Genocidio, Limpieza Étnica y Crímenes contra la humanidad; Complicidad con Crímenes contra la paz; Fraude Espiritual; Complicidad con Dictadura; y Complicidad con Violaciones a libertades fundamentales. Estos cargos fueron consecuencia de su apoyo público al gobierno de Myanmar durante el Genocidio contra el Pueblo Rohingya. En este sentido, el Derecho Budista concluye que la verdadera amenaza para el mundo no es el Partido Comunista Chino sino los falsos profetas, aquellos que han sido denunciados por el Maestro Jesús como lobos rapaces disfrazados de ovejas (Mateo 7:15), los líderes religiosos que perversamente hacen el mal en nombre del Bien.

 

Por el Juez Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Un comentario en “Notificación sobre el Partido Comunista Chino y el Coronavirus

  1. Pingback: Caso 36: Arquidiócesis Católica de Yangon | Comunidad Budista Maitriyana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s