Proclamación sobre Crímenes contra la Humanidad de la Iglesia Católica

Caso 32-2017: Tribunal Eclesiástico Nacional & Tribunal Interdiocesano de Buenos Aires & Sacerdote Julio Cesar Grassi

Proclamación sobre Crímenes contra la Humanidad de la Iglesia Católica

22 de Octubre de 2020

El Comité Internacional de Ética Budista y Tribunal Budista de Derechos Humanos,

Recordando que el Tribunal Eclesiástico Nacional de Argentina liderado por Jorge Bergoglio (Papa Francisco) fue previamente sentenciado Responsable de Violación al Derecho Humano a la Justicia, Fraude Espiritual y Falso Cristianismo, Corrupción, Encubrimiento de Abusos sexuales y Pedofilia, Crímenes contra la Niñez y Liderazgo Inmoral;

Considerando que Julián Maradeo ha demostrado la existencia de un mecanismo de encubrimiento sistemático por parte del Poder Eclesiástico, especialmente analizando casos de abusos sexuales de sacerdotes católicos de Argentina;[1]

Consciente de que el mecanismo perverso de la Iglesia Católica en la realización y encubrimiento sistemático de abusos sexuales y pedofilia consiste en requerir su ocultamiento bajo pena de excomunión,[2] brindando impunidad a los sacerdotes criminales denunciados al no investigarlos ni llevarlos ante la justicia penal y la justicia eclesiástica, e incluso proveyéndoles nuevas víctimas al trasladar a los denunciados a otras instituciones, lo cual es un procedimiento diseñado por el Vaticano y que se ha aplicado regularmente a la mayoría de las diócesis del mundo;

Deplorando este criminal manual de encubrimiento practicado de forma sistemática y generalizada por la Iglesia Católica, que consiste de los siguientes pasos frente a las denuncias de abuso sexual: alejar mínimamente al sacerdote de la víctima, silenciar a las víctimas, presionar a los críticos, trasladar al sacerdote a otra diócesis, simular públicamente apoyo a las víctimas en su sufrimiento, y finalmente comenzar una interminable investigación interna que casi nunca encontrará justicia;

Preocupado enormemente por la función que Jorge Bergoglio (Papa Francisco) ha tenido en múltiples casos de encubrimiento de abusos sexuales y pedofilia, como lo demuestra su accionar durante el Caso Instituto Provolo en el cual recibió información de abusos sexuales masivos a niños sordos pero únicamente decidió intervenir cuando el caso se hizo público en los medios de comunicación;

Analizando que el Papa Francisco sólo ha cambiado el enfoque comunicacional del encubrimiento de abusos sexuales aunque no ha evanescido su sistema criminal, pues si bien critica a aquellos sacerdotes y obispos que lo practican simultáneamente él mismo continúa con estas prácticas criminales en muchos casos, tal y como ha sucedido con el Caso Sacerdote Grassi, el Caso Instituto Provolo, el Caso Cardenal McCarrick, el Caso Obispo Barros y el Caso Sacerdote Decuyper, lo cual implica una hipocresía y criminalidad estructural por parte de las más altas esferas del Poder Vaticano;

Tomando en consideración que Jorge Bergoglio (Papa Francisco) no sólo manifestó que las acusaciones contra el pedófilo Sacerdote Grassi eran un invento de los medios de comunicación sino que también encargó al jurista Sancinetti un escrito de defensa legal en el que se acusaba a las víctimas de estar mintiendo en un proceso similar a una caza de brujas, presentando estas 2000 páginas de defensa legal ante la Corte Suprema de Justicia de Argentina con la finalidad de presionar para obtener la liberación del Sacerdote Grassi, lo cual no sucedió debido a la gran cantidad de pruebas en su contra;

Advirtiendo que el pedófilo Julio Cesar Grassi continúa siendo sacerdote a pesar de estar preso con condena firme a 15 años de prisión por abuso de menores de edad y también por corrupción, lo cual demuestra explícitamente un actual aval directo del Papa Francisco y el Poder Vaticano a este poderoso pedófilo y corrupto que traiciona a todo el legado espiritual cristiano de amor y solidaridad hacia el prójimo;

Reconociendo que el Papa Francisco no sólo ha defendido sistemáticamente al Obispo Juan Barros que encubrió los abusos sexuales del Sacerdote Karadima, sino que incluso ha desacreditado a las víctimas al acusarlas de propagar calumnias;

Mostrando consternación por el hecho de que el Papa Francisco se comunicó con Sergio Decuyper, quien es víctima de abuso sexual por parte de su tío el Sacerdote José Decuyper, exigiéndole a la víctima que mantenga silencio, que no lo cuente a sus padres y que no denuncie a su tío, lo cual demuestra un total encubrimiento criminal por parte del Papa Francisco, quien además afirmó que las víctimas tienen mucho odio y que esto pasa en toda la sociedad pero quieren echar la culpa solamente a los sacerdotes, todo lo cual llevó a Sergio Decuyper a dudar espiritualmente del Papa Francisco y afirmar que posiblemente sea muy inteligente y malo;

Examinando que hay evidencias que sugieren que el Papa Francisco sabía de los abusos sexuales cometidos por el Cardenal McCarrick y sin embargo decidió encubrir dichos crímenes, tal y como lo confirmó el exnuncio Monseñor Carlo María Viganó, quien acusó públicamente al Papa Francisco de encubrimiento y de mentir abierta y descaradamente al mundo entero al decir que no recuerda haber hablado con él sobre los abusos de McCarrick, motivo por el cual el Monseñor Viganó ha exigido públicamente la renuncia del Sumo Pontífice Católico;

Concordando con Monseñor Viganó en que el silencio o encubrimiento es ser cómplice de los abusadores y es causar nuevas víctimas, siendo un patrón criminal del Papa Francisco, quien también encubre otros casos de abusadores tal y como ha hecho con el Cardenal McCarrick, lo cual constituye un momento verdaderamente oscuro para la Iglesia Universal, pues esto significa que el Papa Francisco debería ser juzgado y expulsado por encubrimiento de abusos sexuales;

Confirmando que Monseñor Nicola Bux planteó que hay dificultades jurídicas en la doctrina católica para poder juzgar al Papa Francisco, pues se cree que el Papa sólo puede ser juzgado por Dios, lo cual es una creencia que viola el derecho humano a la justicia y lo posiciona en impunidad absoluta más allá del régimen de la Ley, siendo entonces más necesario que nunca la presente Proclamación que juzga su comportamiento como criminal, inmoral y anticristiano;

Teniendo en cuenta que el Papa Francisco prohibió a la Conferencia Episcopal de Estados Unidos que vote medidas contra los abusos sexuales, lo cual fue caracterizado como decepcionante por parte de su Presidente el Cardenal Daniel DiNardo, especialmente al analizar la magnitud del problema de los casos de abusos sexuales realizados por sacerdotes contra niños, pues desde el año 2000 se han contabilizado en USA más de 6700 casos de sacerdotes pedófilos y alrededor de 18 mil víctimas infantiles;

Reafirmando que el Papa Francisco ha confesado públicamente que la Iglesia Católica encubrió y subestimó a los abusos sexuales por ligereza, incredulidad, inexperiencia o superficialidad espiritual, tratando los casos sin seriedad y rapidez, por lo que el Vaticano ha prometido entonces nunca más volver a hacerlo y no cansarse de llevar a los abusadores ante la justicia, todo lo cual es un muy buen discurso pero que contradice a las propias acciones que ha cometido sistemáticamente el Papa Francisco tanto antes como después, además de que constituye legalmente un acto de confesión por delitos penales que han quedado impunes y que deben ser llevados ante la justicia penal y la justicia espiritual;

Coincidiendo con el discurso del Papa Francisco en que detrás del rostro angelical de los sacerdotes católicos abusadores se oculta un lobo atroz listo para devorar almas inocentes, pues cometen abominaciones y abusan de los débiles utilizando su poder moral y persuasión, lo cual desgarra el cuerpo de la Iglesia causando escándalo y desacreditando la misión salvífica y los sacrificios de muchos hermanos, por lo que se pide a la Iglesia Católica que no guarde silencio ante los abusos sexuales porque el mayor escándalo es encubrir la Verdad, siendo este discurso prueba de que el Papa Francisco no ha llevado a actos todo lo que predica en sus palabras;

Reclamando que el Papa Francisco realice la apertura de los archivos clasificados del Vaticano sobre los abusos sexuales sistemáticos y generalizados que la Iglesia Católica llevó a cabo durante décadas contra 100 mil niños de todo el mundo, lo cual constituye Crímenes contra la humanidad ante los ojos del Derecho Internacional, por lo que la trama de delitos y complicidades debe ser esclarecida de una vez por todas, especialmente juzgando el Poder Vaticano criminal y su encubrimiento perverso que es evidente en el Caso Sacerdote Grassi y el Caso Instituto Próvolo;

Impugnando la cumbre eclesiástica antipederastia liderada por el Papa Francisco en la que la Iglesia Católica señaló que los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes son sólo parte del abuso como problemática amplísima y transversal a nivel social, lo cual significa que los jerarcas del Poder Vaticano no asumen la responsabilidad total en la perversa realización y en el inmoral encubrimiento de las violaciones a niños, denigrando y revictimizando a las víctimas por medio de una posición miserable y cobarde que es contraria al Derecho Internacional de los Derechos Humanos y también contraria a la Justicia Espiritual;

Solidarizándose con la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, quienes han criticado al Papa Francisco por su falsa lucha contra la pedofilia y los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes católicos, caracterizando a esto como un acto de simulación e hipocresía por parte del Estado Vaticano, el cual es un incumplidor serial de Convenciones internacionales de Derechos Humanos y un Estado donde impera la corrupción sistémica;

Condenando que el Poder Vaticano incumpla las exhortaciones realizadas en 2014 por la ONU y su Comité de Protección a los Derechos de los Niños, el cual criticó al Vaticano por poner sistemáticamente la reputación de la Iglesia Católica y de los sacerdotes pedófilos por encima de los intereses de los niños, siendo evidente que el Vaticano no ha reconocido la gravedad de los crímenes cometidos, no ha tomado las medidas necesarias para enfrentar los casos de abuso sexual infantil y no ha protegido a los niños, pues ha adoptado políticas y prácticas que continúan con la explotación abusiva y la impunidad de los sacerdotes culpables de abuso o encubrimiento;

Afirmando que la máxima prueba de la complicidad del Papa Francisco y el Poder Vaticano con los abusos sexuales es su continuo apoyo al Sacerdote Grassi, quien a pesar de haber sido condenado a cárcel por abusos de niños y también por malversación de fondos de un orfanato aún continúa teniendo el rango de sacerdote católico e incluso sigue amenazando e intimidando a sus víctimas al demandarlos judicialmente por daños y perjuicios;

  • Se establece que el Derecho Budista siempre estuvo y estará del lado de los pobres y oprimidos, especialmente del lado de los niños.
  • Se rememoran las enseñanzas supremas del Maestro Jesús, quien ha sido el máximo protector de la sacralidad intrínseca de la vida infantil.
  • Se invoca esta Proclamación ética como un acto de justicia espiritual frente a los Crímenes contra la Humanidad realizados por el Vaticano y sus tribunales canónicos que brindan impunidad a los abusadores y encubridores, como el Sacerdote Grassi y el Papa Francisco respectivamente.
  • Se declara que el Vaticano es un Estado Genocida que intencionalmente ha destruido la niñez de un grupo religioso protegido por la Convención Internacional de 1948 sobre la prevención y sanción del Genocidio, generando un daño físico y psicológico masivo, e incluso realizando y manteniendo un sistema de protección y encubrimiento de sacerdotes católicos pedófilos en clara violación sistemática y generalizada de los derechos humanos de cientos de miles de niños católicos a nivel mundial.

Realizado dos mil seiscientos años después de la fundación e independencia de la Gran Nación Budista.

Siempre con espíritu de reconciliación (maitri),

S.E. Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez del Tribunal Budista de Derechos Humanos


[1] Julián Maradeo, La trama detrás de los abusos y delitos sexuales en la Iglesia católica.

[2] Juan XXIII, Crimen sollicitationis.

Un comentario en “Proclamación sobre Crímenes contra la Humanidad de la Iglesia Católica

  1. Pingback: Caso 32: Tribunal Eclesiástico Nacional | Comunidad Budista Maitriyana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s