Sentencia sobre Hsing Yun

CASO 57-2020: Maestro Hsing Yun

SENTENCIA ÉTICA

Estimados Fiscal, Embajador de Paz y Defensores de los Derechos Humanos del Comité Internacional de Ética Budista (CIEB) y Tribunal Budista de Derechos Humanos (TBDH), respecto del Caso 57-2020 contra Hsing Yun, por medio de la presente, en el día 14 de Diciembre de 2020, se deja constancia de que se ha concluido el juicio para analizar las violaciones a los Derechos Humanos y a la Ética Budista realizadas por el acusado. Este Caso ha sido llevado a cabo como consecuencia del Caso ONU.

Luego del análisis de la presentación del Caso y la validación de pruebas, se ha procedido con la votación de 2 Defensores de los Derechos Humanos, todos los cuales confirmaron que es Justa la acusación hacia Hsing Yun por los graves delitos de Violación al Derecho Budista y Ofensa Suprema contra la Moralidad Internacional y la Santidad de la vida.

El Comité Internacional de Ética Budista ha podido recopilar evidencias que comprueban que “Hsing Yun” ha cometido Violado el Derecho Budista por manifestarse a favor del aborto, lo cual es prohibido explícitamente en la Ley Dhármica bajo pena de expulsión del Budismo. Incluso, el Maestro Hsing Yun ha afirmado que en casos de abusos sexuales o cuando el bebé será discapacitado estaría justificado el aborto, lo cual constituye un acto de discriminación prohibido por el Derecho Internacional en tanto viola los derechos a la vida que tienen los niños y los discapacitados, además de que omite que el recurso del aborto puede ser reemplazado por la solución de la adopción.

El Comité Internacional de Ética Budista ha descubierto que este apoyo al aborto por parte de Hsing Yun tiene motivaciones políticas, pues este maestro budista está aliado a la dictadura de China y es amigo del dictador Xi Jinping, la cual requiere a todas las religiones inscriptas dentro del país que no se expresen en contra del aborto, en tanto que China ha cometido 400 millones de abortos forzosos en 40 años, siendo el más grande genocidio en la historia de la humanidad. Esta política de crímenes contra la humanidad está siendo apoyada por Hsing Yun, lo cual es algo intolerable y merece la inmediata expulsión dentro de la Comunidad Budista Internacional.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que el Humanismo es una exaltación del ser humano y el pleno desarrollo de todas sus potencialidades y facultades espirituales, por lo que es una falta de respeto que el Maestro Hsing Yun llame Budismo Humanístico a su escuela y simultáneamente apoye políticas genocidas que son contrarias a la dignidad de la naturaleza dhármica humana.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que en los últimos 40 años China ha cometido un total de 400 millones de abortos, que probablemente se componen de 200 millones de abortos forzosos producto de políticas estatales de secuestros, extorsiones y torturas, junto con otros 200 millones de abortos producto de políticas culturales de generocidio contra mujeres que han producido una población china mayormente vieja y masculina.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que China ha criminalizado tener un segundo hijo o ser madre soltera, además de que ha sometido a 200 millones de mujeres a esterilizaciones forzosas.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que el régimen totalitario e infanticida de China tiene una brutal maquinaria de control poblacional que utiliza la coerción física o financiera, cazando a las mujeres como criminales, amenazándolas, secuestrándolas, torturándolas y extorsionándolas.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que el régimen dictatorial de China ha confiscado a cientos de miles de bebés, siendo un procedimiento fascista que ocurre cuando descubren que un bebé ha nacido sin permiso gubernamental, secuestrándolo arbitrariamente y luego asesinándolo por medio de masacres infanticidas que violan el derecho a la vida de los niños, lo cual es una política genocida que también se repite con los bebés que sobreviven a los abortos y nacen con vida.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que las políticas de abortos forzosos de China son una atrocidad que destruye la integridad física y trauma la mente con estos procedimientos inhumanos y genocidas, causando un suicidio masivo de mujeres.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que el régimen de China arresta a los abogados que denuncian estos abusos contra los derechos de las mujeres que claramente son crímenes contra la humanidad y la paz.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que en la Declaración de los Derechos del Niño de 1959 se establece que tanto antes como después del nacimiento el niño necesita protección y cuidado especiales por su falta de madurez física y mental, teniendo derecho a crecer y desarrollarse en buena salud, debiendo proporcionársele cuidados especiales y atención prenatal, todo lo cual son principios que mantiene el Preámbulo de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1990.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que el derecho a la vida es el derecho humano natural más básico y esencial, por lo que su respeto debe ser el cimiento de toda defensa de la civilización y el bien.

El Comité Internacional de Ética Budista confirma que Gines Gonzalez Ministro de Salud de Argentina ha confesado de forma pública y totalmente inmoral que cuando una mujer está embarazada realmente no hay dos vidas sino que hay una única vida que es la de la madre, y lo otro es un fenómeno, pues si no fuera así entonces estaríamos ante el mayor genocidio universal que es el que hace más de la mitad del mundo civilizado. En tanto la Constitución Nacional Argentina reconoce a la persona humana desde la concepción, entonces este posicionamiento del ministro argentino pro-aborto constituye una confesión acerca del mayor genocidio universalque es el aborto de los seres humanos no-nacidos, y que claramente es un genocidio universal liderado por China.

En conclusión, el Maestro Gautama Samyaksambuddha asumió la defensa de la naturaleza búdica de la humanidad, que es la dignidad intrínseca que todo ser humano posee potencialmente, motivo por el cual la Espiritualidad Budista no permite el aborto en tanto asesinato de esa naturaleza búdica. De este modo, el Derecho Budista juzga y sentencia al Maestro Hsing Yun como Responsable de Violación al Derecho Budista y Ofensa Suprema contra la Moralidad Internacional y la Santidad de la vida.

Con espíritu de reconciliación (maitri),

S.E. Maestro Maitreya Samyaksambuddha

Presidente y Juez del Comité Internacional de Ética Budista & Tribunal Budista de Derechos Humanos

Un comentario en “Sentencia sobre Hsing Yun

  1. Pingback: Caso 57: Maestro Hsing Yun | Comunidad Budista Maitriyana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s