Evidencias del Caso Chomsky

Caso 59-2020: Noam Chomsky

CARGOS

  • Negacionismo del Genocidio

Evidencia 1: Genocidio Budista Camboyano

Gabriel Ponti – UBA: “Entre 1975 y 1979, durante los cuatro años que gobernó el Khmer Rouge en Camboya bajo el liderazgo maoísta de Pol Pot, fueron masacradas más de 2 millones de personas, lo cual constituyó uno de los peores genocidios del siglo XX. El rasgo particular de este Genocidio fue ser anti-civilizatorio, pues se buscó destruir todos los niveles del Estado, toda la cultura y tecnología, violando los derechos humanos y libertades fundamentales, y forzando a la población a abandonar las ciudades y vivir en uno de los peores modelos de Edad Media: campos de concentración y esclavitud disfrazados de granjas comunales utópicas. En estos campos de la muerte fueron ejecutadas cientos de miles de personas, incluyendo a mujeres, niños, ancianos y monjes, muchos muriendo por violencia y otros por hambruna y enfermedades. Pseudocomunismo Genocida. Pol Pot y el Khmer Rouge estuvieron profundamente influenciados por el comunismo maoísta, aunque decidieron llevar a cabo una modalidad inédita que implicaba vaciar las ciudades, cerrar escuelas, hospitales y fábricas, eliminar el dinero, destruir los coches, prohibir la religión, expropiar la propiedad privada, separar familias, y asesinar a cientos de miles de profesionales académicos o intelectuales de Camboya,[1] matando incluso a aquellos que sabían un lenguaje extranjero o que simplemente llevaban anteojos. Así, poseer conocimiento se convirtió en un delito con pena de muerte bajo este régimen demencial de tortura y exterminio sistemático y generalizado. De este modo, se buscaba comenzar un nuevo orden social desde cero y sin ningún tipo de conexión con la identidad cultural del pasado, aunque este nuevo comienzo fue por medio de una purga genocida sin precedentes en la historia, pues de ningún modo se asemejaba a las visiones del Comunismo. De hecho, también se implementaron políticas nacionalistas de pureza racial que llevaron a exterminar a etnias vietnamitas, a musulmanes Cham y también a Budistas Theravada, siendo estos últimos las personas más cultas y educadas de todo el país.  Aunque Pol Pot murió exiliado en la jungla y gozando de impunidad ante estos crímenes, la historia lo recuerda como un tirano genocida. Al mismo tiempo, entre 2014 y 2018 se realizaron juicios contra los líderes genocidas y algunos fueron sentenciados por cometer crímenes contra la humanidad. En este sentido, se puede especular desde una mirada politológica que el régimen de Pol Pot se asemejaba más al Nazismo que al verdadero Comunismo. Genocidio Budista: En Abril de 1975 el Khmer Rouge anunció que habría libertad de religión bajo el nuevo gobierno, lo cual era conveniente teniendo en cuenta que el Budismo ha sido históricamente la principal cultura mayoritaria de Camboya. Sin embargo, este posicionamiento duró poco tiempo.[2] Los Khmer Rouge prohibieron las religiones y las prácticas contemplativas, incinerando las bibliotecas milenarias de los Bhikkhus, destruyendo alrededor de 3000 comunidades espirituales o convirtiéndolas en centros de tortura y ejecución extrajudicial.Aunque el Budismo era el alma del país, el Khmer Rouge prohibió y destruyó miles de comunidades budistas (sanghas) al considerarlas reaccionarias,[3] incluso enviando a decenas de miles de Bhikkhus a realizar trabajos forzosos. Alrededor de 25.000 nobles Bhikkhus se negaron a abandonar su tradición y práctica espiritual, por lo que fueron exterminados de forma sistemática y generalizada en lo que representó claramente un infernal Genocidio Budista. De hecho, de un total de 60.000 Bhikkhus de Camboya, después de Pol Pot habrían quedado tan sólo 1.000 Bhikkhus.[4]  Indudablemente, desde la perspectiva de la Convención Internacional sobre Genocidio de 1948 se protegen a grupos nacionales, étnicos, raciales o religiosos, por lo que la exterminación sistemática y generalizada de comunidades budistas theravadas o comunidades cham islámicas son pruebas de un propósito genocida del régimen de Pol Pot.[5] Los horrores perpetrados contra las comunidades budistas (sanghas) produjeron casi el exterminio completo del Budismo en Camboya, aunque no fue totalmente extinguido gracias a los esfuerzos de individuos que se encargaron de que algunos aspectos de la tradición espiritual continúe viva y preservada en forma secreta. Lejos de tratarse de una mera religión, el Budismo fue en Camboya un genuino sistema de civilización que se desarrolló durante siglos hasta el declive del Estado Budista liderado por Sihanouk, quien es recordado en el país como un gobernante budista recto. En cambio, el ascenso de la revolución maoísta de Pol Pot consideró al Budismo como una de las tres montañas a erradicar junto con el imperialismo y el capitalismo reaccionario.[6] Obviamente, en un país budista esta política produjo conflicto dentro del propio Khmer Rouge, motivo por el cual en 1976 se produjo la revuelta de los White Khmer o White Scarf Buddhists, los cuales buscaban la armonía entre los Khmer y los Budistas. El resultado fue que los líderes de la revuelta fueron ejecutados y se abolió el monacato budista. Así, predominó la posición de aquellos que buscaban imitar la Revolución Cultural de China. [7]   La historiografía recuerda que la comuna budista theravada desempeñó una función muy importante durante la independencia de Camboya contra el gobierno francés, liderando un movimiento de protesta pacífica y activismo budista en 1942 en lo que se conoció como la umbrella war.[8] En este sentido, en sus primeros escritos el propio Pol Pot destacó las virtudes democráticas del Budismo como ejemplo a seguir en la reconstitución de Camboya. No obstante, el Khmer Rouge abandonó esta posición democrática pro-budista y prefirió en cambio un sistema totalitario genocida que realizó una de las peores purgas budistas de la historia, lo cual comenzó exterminando a los Bhikkhus líderes de las comunidades budistas, entre ellos el Patriarca Supremo de Camboya Huot Tat.[9] Esta política demencial no sería más que un reflejo de la locura de su líder, pues Pol Pot, luego de haber realizado un Genocidio Budista, manifestó en 1979 su deseo de vivir con una mente calma budista.[10] Nunca se debe olvidar que durante la era oscura del régimen psicópata del Khmer Rouge existieron fosas masivas de cuerpos afuera de cada pueblo, por lo que cada ciudadano de Camboya pudo experimentar uno de los horrores y brutalidades más inmorales que la humanidad jamás conoció.[11]El Venerable Tep Vong explica que esta etapa genocida fue causada por el liderazgo del Khmer Rouge, que había declarado que no existía más el Budismo en Camboya, por lo que las personas comenzaron a tener un carácter cruel y barbárico, asesinando a los monjes, destruyendo los templos y quemando las escrituras sagradas budistas. Según Tep Vong, el pueblo simplemente obedeció a Pol Pot, pues si lo desobedecían entonces ellos mismos morirían.[12]  En concordancia, el Bhikkhu Em Phoeung explicó ante el Khmer Rouge Tribunal (ECCC) que el régimen de Pol Pot intentó erradicar completamente a la Espiritualidad Budista para reemplazarla por una cultura del trabajo, pues se consideraba que la Sangha budista no conducía al progreso sino que simplemente consumía los alimentos de otras personas.[13] La Era del Post-Genocidio Budista: En 1979 el gobierno de Pol Pot fue derrocado por la invasión del gobierno marxista de Vietnam, el cual instaló un nuevo gobierno en Camboya bajo el liderazgo de Heng Samrin, permitiendo el lento resurgimiento del Budismo y la restauración de las comunas budistas. Precisamente, el Comité Central de este nuevo gobierno estaba compuesto por 30 miembros, y en 1980 unos 3 miembros eran Bhikkhus,[14] lo cual demostraba un intento de Vietnam de legitimar su gobierno por medio del Budismo. Sin embargo, en 1981 el nuevo gobierno camboyano-vietnamita de Samrin restringió las nuevas ordenaciones de Bhikkhus, prohibiendo entrar a la comuna budista (sangha) a aquellos menores de 50 años debido a la poca población masculina que tenía el país producto del genocidio, por lo que el número de Bhikkhus se mantuvo muy pequeño. Así, en 1989 sólo había 6.500 Bhikkhus en Camboya, siendo apenas el 10% de la cantidad anterior a la etapa del Khmer Rouge.[15] De cualquier modo, en 1988 el gobierno camboyano-vietnamita pidió disculpas públicamente y eliminó esta prohibición en las ordenaciones espirituales budistas a personas menores de 50 años.[16]  El Budismo comenzó a florecer en Camboya luego de las etapas del Khmer Rouge y de la invasión vietnamita. Las comunas budistas (sanghas) fueron reconstruidas y poco a poco fueron ordenándose miles de nuevos  Bhikkhus. Esto demuestra la enorme resiliencia de los Budistas, los cuales han desempeñado una función notable en la reconstrucción del país, reforzando la importancia del perdón en lugar de la búsqueda de venganza, pues sólo un fuerte sentido de solidaridad permite a Camboya seguir adelante.[17] Ante una Camboya donde prácticamente es inexistente un sistema de salud mental, el Budismo desempeña una función fundamental para los sobrevivientes del Genocidio, ayudándoles a superar sus experiencias de estrés postraumático por medio de técnicas de meditación que fortalecen el sentido de seguridad y bienestar,[18] como es el caso del Samadhi y Vipassana que ayudan a trascender el sufrimiento psíquico. Pero obviamente el verdadero proceso de sanación colectiva en Camboya es el Khmer Rouge Tribunal, el cual puede ser considerado como un ritual de purificación nacional en el cual se obtiene justicia para los vivos y para los muertos.[19]

Evidencia 2: El Pensamiento Negacionista de Noam Chomsky

Gabriel Ponti – UBA:El Profesor Noam Chomsky, erudito del MIT y también de la University of Arizona, es considerado como un héroe del activismo social y como uno de los intelectuales más importantes de Occidente, siendo especialmente conocido por su visión anticapitalista y anti-imperialista. De hecho, durante una época ha sido el autor académico más citado del mundo. Sin embargo, este famoso pensador ha incurrido en varios actos de Negacionismo, como la negación del Genocidio Camboyano y el Genocidio de Srebrenica. Además, Chomsky ha apoyado públicamente a Negacionistas del Genocidio Ruandés, como Edward Herman, e incluso ha apoyado a negadores del Holocausto Judío como Faurisson. Este involucramiento con el Negacionismo de cuatro genocidios demuestra que su conducta no se trata de un mero error intelectual, sino que más bien es evidencia de un patrón de pensamiento negacionista. A pesar de que Chomsky se ha autodeclarado libertario y anarquista, no obstante, ha defendido a algunos de los regímenes más autoritarios y asesinos de la historia humana.[20] Negacionismo del Holocausto Judío: Entre 1933 y 1945 el Nazismo exterminó más de 6 millones de judíos y 1 millón de gitanos, sometiéndolos a discriminación, deshumanización, guettos, campos de concentración, esclavitud y asesinatos masivos. Los Tribunales de Núremberg juzgaron y sentenciaron estos delitos como crímenes contra la humanidad. Dada la magnitud de este Genocidio, que implicó uno de los peores escenarios de infierno sobre la Tierra, múltiples países del mundo han legislado que la Negación del Holocausto constituye un delito. Sin embargo, Chomsky ha defendido el derecho al Negacionismo del Holocausto Judío, argumentando que la libertad de expresión debe ser aplicada a todos los puntos de vista, lo cual obviamente ignora que el Derecho Internacional regula y limita a la libertad de expresión, la cual no puede ser aplicada a expresiones a favor de la guerra y el genocidio. En este sentido, la prohibición del Negacionismo del Genocidio no es más que una extensión de la prohibición penal de la apología del homicidio. De esta manera, por haber incurrido en este tipo de apoyo al Negacionismo del Holocausto Judío, Chomsky ha recibido múltiples críticas a nivel internacional. Cohn lo ha denominado como el más importante patrón del movimiento Neonazi,[21] mientras que la Anti-Defamation League denominó a Chomsky como un Negador del Holocausto incapaz de distinguir sociedades democráticas y totalitarias o distinguir opresores y víctimas.[22]La vinculación de Chomsky con el Negacionismo del Holocausto surgió a partir de su apoyo explícito hacia Robert Faurisson, un académico negacionista que cuestionó la existencia de las cámaras de gas del Nazismo y que considera que el Holocausto es una mentira sionista.[23] Chomsky no sólo apoyó públicamente la libertad de expresión de Faurisson, sino que incluso escribió un ensayo como prólogo a un libro de este académico negacionista, incluso llegando a afirmar que Faurisson no es un antisemita sino que es un liberal.[24] Al mismo tiempo, Chomsky ha afirmado inmoralmente que no percibe implicaciones antisemitas en la negación de las cámaras de gas o incluso en la negación del Holocausto.[25] Obviamente, desde el punto de vista jurídico no existe ningún tipo de dudas en esta complicidad de Chomsky con el Negacionismo del Holocausto, especialmente teniendo en cuenta que Faurisson ha sido condenado en Francia por el delito de negación de crímenes contra la humanidad.[26] De hecho, las cortes francesas han determinado que Faurisson es un mentiroso profesional y falsificador de la historia,[27] lo cual es una caracterización bastante apropiada ante el hecho de que Faurisson ha negado la existencia del Genocidio Judío y ha simpatizado con el Nazismo.[28] Finalmente, Serge Thion, editor de Faurisson, fue negacionista del Genocidio Camboyano y también estaría asociado con Chomsky. Negacionismo del Genocidio Camboyano: Entre 1975 y 1979 Pol Pot lideró un Genocidio en Camboya en el que fueron masacradas 2 millones de personas, exterminando unos 25 mil Bhikkhus Budistas y destruyendo unos 3 mil templos, lo cual constituyó uno de los peores genocidios del siglo XX, siendo profundamente anti-civilizatorio ya que buscaba destruir todos los niveles del Estado, la cultura, la tecnología y la economía de Camboya, violando los derechos humanos y forzando a la población a abandonar las ciudades para vivir en campos de concentración y esclavitud disfrazados de granjas comunales utópicas. Estos campos de la muerte produjeron la desaparición de cientos de miles de mujeres, niños, ancianos y monjes, tanto por violencia como por hambruna y enfermedades. Sin embargo, Chomsky y Herman han afirmado que las acusaciones de que el Khmer Rouge realizó un Genocidio son una versión seriamente distorsionada de la evidencia por enfatizar supuestas atrocidades del Khmer Rouge e ignorar el rol crucial de USA en los tormentos de Camboya, por lo que según estos autores la acusación del Genocidio Camboyano sería una campaña para reconstruir la historia y colocar el rol de USA bajo una luz más favorable que difunde cuentos de atrocidades comunistas y que desacredita la credibilidad de los opositores a la guerra. En este contexto, Chomsky y Herman afirmaron que los testimonios de los refugiados deben ser abordados con mucho cuidado y precaución porque tienden naturalmente a reportar lo que las fuerzas extranjeras quieren escuchar.[29] Para apoyar este discurso negacionista Chomsky y Herman criticaron a obras de historiadores sobre el Genocidio Camboyano,[30] caracterizándolas como propaganda antirrevolucionaria, y afirmando que es justo considerar que gran parte del número de muertes atribuidas al Khmer Rouge serían responsabilidad de USA. Al mismo tiempo, Chomsky se comunicó con historiadores del Genocidio Camboyano para afirmar que no existían masacres y que las tragedias del Khmer Rouge eran realmente de los bombardeos norteamericanos, incluso acusando a los historiadores de no ser suficientemente críticos de los testimonios de refugiados,[31] a quienes considera como una fuente inválida por ser rumores, exageraciones o fabricaciones diseñadas por la prensa occidental en una vasta campaña de propaganda contra el gobierno del Khmer Rouge que incluye una distorsión sistemática de la Verdad.[32]Mientras atacan a los testigos del Genocidio y los acusan de producir un material inverificable que se ha descubierto que es mentira,[33] que es algo que hacen sistemáticamente los negacionistas, en cambio, Chomsky y Herman han decidido utilizar como sus documentaciones historiográficas a lo afirmado por el propio gobierno del Khmer Rouge y su aliado China.[34] De hecho, como prueba de su negacionismo, incluso Chomsky ha negado la cifra de muertos del Genocidio Camboyano al alegar que es mucho más baja, a pesar de que ya está oficialmente confirmada, afirmando que sería unas 1000 veces menor al número de 2 millones de muertes, lo cual significa unos 2 mil muertos causados por el Khmer Rouge, implicando entonces un acto de negacionismo y propaganda por parte de Chomsky.[35] En otra ocasión, Chomsky afirmó que habrían muerto 25 mil personas y no millones de personas, que no fue un genocidio y que el baño de sangre ha sido exagerado pues el Khmer Rouge fue un movimiento de liberación que salvó vidas, por lo que los alegatos de Genocidio Camboyano son para limpiar al imperialismo occidental y justificar una intervención.[36] Chomsky ha afirmado que la acusación de Genocidio Camboyano es un dogma occidental que acusa al Khmer Rouge de ser la encarnación del mal sin ninguna cualidad redimible, un dogma que afirma que fueron criaturas demoníacas que hambrearon y masacraron sistemáticamente a la población.[37] Obviamente, señalar que la acusación de Genocidio Camboyano es un invento anticomunista para que USA invada el país representa una falsedad absoluta en tanto que la invasión militar nunca provino de USA sino más bien del régimen comunista de Vietnam. De cualquier modo, Chomsky se ha mantenido firme en que no hay evidencia de asesinatos masivos en Camboya, por lo que envió a periódicos norteamericanos muchas cartas y artículos defendiendo al Khmer Rouge,[38] decidiendo ignorar que Camboya estaba en camino a la extinción étnica tal y como lo demostraban los hechos.[39]  Durante medio siglo Chomsky ha sido muy orgulloso de admitir cualquier error en sus juicios,[40]pero también ha afirmado que las atrocidades del Khmer Rouge fueron una respuesta directa y entendible ante la violencia del sistema imperial occidental,[41]lo cual sugiere una justificación explícita de los asesinatos masivos,[42] afirmando además que las muertes no fueron producto de una hambruna y matanza sistemática del gobierno camboyano sino que fueron consecuencia directa de la guerra de USA.[43] Este posicionamiento implicó ignorar que la guerrilla del Khmer Rouge había implementado la destrucción y abandono de pequeñas ciudades desde 1972, desplazando forzosamente a las poblaciones hacia la selva, por lo que cuando tomaron el poder en 1975 no hicieron más que expandir esta política genocida hacia todo el país, demostrando entonces que la expulsión de poblaciones no se debía a una hambruna provocada por los bombardeos de USA como cree Chomsky, sino que más bien era parte de una metodología sistemática del Khmer Rouge.[44] De cualquier modo, Chomsky también ha avalado directamente este desplazamiento forzoso genocida que confinó a las personas en campos de concentración, incluso defendiendo la esclavitud infantil como un entrenamiento vocacional.[45] Aunque finalmente Chomsky y Herman aceptaron que Pol Pot cometió genocidio,[46] continuaron afirmando que sus anteriores apreciaciones negacionistas eran correctas y que nadie había encontrado ningún error en sus escritos, respondiendo a las críticas por medio de malinterpretaciones o incluso negando algunas veces haber dicho conclusiones que aparecen en sus propios escritos.[47] Negacionismo del Genocidio Ruandés: En 1994 se instauró un gobierno militar extremista hutu que llevó a cabo un plan de exterminio contra alrededor de 1 millón de personas en cuatro meses, masacrando brutalmente tanto a miembros de la etnia tutsi como también a hutus moderados. Este Genocidio fue  muy violento y efectivo, involucrando tanto a los militares como a la sociedad civil en el destripamiento de cientos de miles de personas, y también en la realización de cientos de miles de abusos sexuales a mujeres y niñas.[48] USA, Francia y el Consejo de Seguridad de la ONU fueron testigos silenciosos del Genocidio y se rehusaron a intervenir y ayudar a cientos de miles de miembros de la minoría tutsi que rogaban ser salvadas. Posteriormente la ONU creó un Tribunal Criminal Internacional para Ruanda donde se juzgaron estos crímenes como actos de genocidio. Sin embargo, el académico Herman volvió a cometer el mismo tipo de Negacionismo que previamente había realizado con el Genocidio Camboyano. Así, Herman y Peterson –con el apoyo de Noam Chomsky- negaron la existencia del Genocidio Ruandés, afirmando que los hechos acontecidos son una propaganda occidental y que no son creíbles pues los hutus no podrían haber planeado un genocidio contra los tutsi, dado que según estos negacionistas las verdaderas víctimas fueron los perpetradores hutus luego de la invasión de la milicia tutsi, lo cual significa que Herman y Peterson acusan a las víctimas tutsi de ser los verdaderos genocidas,[49] empleando una técnica que suelen hacer sistemáticamente todos los negacionistas de los genocidios: atacar a las víctimas y exculpar a los perpetradores. Chomsky escribió el prefacio de esta obra negacionista, brindando apoyo total a estos académicos, lo cual significa obviamente una complicidad con el Negacionismo del Genocidio Ruandés. En este sentido, Herman y Peterson han sido profundamente criticados por sus alegatos deplorables que son un insulto a los muertos, y por ignorar a los miles de testimonios de las víctimas sobrevivientes y también ignorar las pruebas del planeamiento genocida hutu que corroboró el General Dallaire de las Fuerzas de Paz de la ONU.[50] Si bien Herman y Peterson han afirmado que el Genocidio fue realmente causado por la invasión de la milicia tutsi en 1994 y que la mayoría de los muertos fueron hutu,[51] en realidad existen cientos de pruebas bien documentadas de que los hutus extremistas venían programando el exterminio desde 1992, además del hecho de que estos autores han utilizado censos demográficos discriminatorios y distorsionados por el gobierno extremista hutu para justificar que no pudieron existir tanta cantidad de muertos tutsi.[52]  En definitiva, el Negacionismo de Herman, Peterson y Chomsky sobre el Genocidio Ruandés es una inversión de la realidad, una fabricación risible que no ofrece evidencia alguna y que decide ignorar todas las investigaciones de derechos humanos y todos los testimonios de los sobrevivientes, por lo que se trata de una calumnia contra la población civil indefensa, siendo una mentirosa descripción de los hechos que es hecha más con malicia que con ignorancia e incompetencia.[53] Negacionismo del Genocidio de Srebrenica: En 1995 las fuerzas militares de la República Srpska comandadas por el General Mladic perpetraron un Genocidio en Srebrenica, realizando una limpieza étnica y todo tipo de crímenes contra la humanidad, como la masacre de 8 mil musulmanes bosnios y el desplazamiento forzoso de 30 mil civiles bosnios. Esta campaña de limpieza étnica incluyó destrucción de propiedad privada y templos, deportaciones ilegales, detenciones arbitrarias, campos de concentración, tratos inhumanos, torturas, abusos sexuales masivos y exterminio de croatas y bosnios musulmanes. Por ello, la ONU ha creado un Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia donde se investigó y juzgó estos actos, sentenciando que fueron actos de Genocidio realizados por los perpetradores con la intención de destruir a estos grupos perseguidos. Al mismo tiempo, la Corte Internacional de Justicia y la Corte Europea de Derechos Humanos también han sentenciado que lo ocurrido en Srebrenica fue un Genocidio. Además, el Congreso de USA creó resoluciones reconociendo dicho genocidio, y cortes alemanas también juzgaron estos crímenes como un Genocidio. No obstante, existen intelectuales que consideran que hubo una conspiración occidental en contra de Milosevic y el pueblo serbio con la finalidad de acusarlos falsamente de crímenes internacionales y así producir la intervención de la OTAN. Entre estos académicos negacionistas del Genocidio se encuentran nuevamente Edward Herman, y David Peterson junto con Diana Johnstone, siendo los tres públicamente apoyados por Noam Chomsky a pesar de que absuelven a los serbios de toda responsabilidad en la realización de Genocidio y Crímenes contra la humanidad. De forma similar a lo que realizó con respecto a los Genocidios en Camboya y Ruanda, Herman ha afirmado que no hubo 8 mil víctimas durante estos episodios sino más bien unos 800, dudando de la explicación que las Cortes internacionales han llegado acerca de los eventos.[54] Este académico negacionista declaró que los bosnios musulmanes ejecutados eran únicamente soldados adultos,[55]lo cual habría sucedido en respuesta a una masacre de 2000 civiles serbios realizada por estos mismos soldados bosnios musulmanes. [56] Esta teoría es compartida por Johnstone, afirmando entonces que hubo un acto de venganza con crímenes de guerra pero que nunca se encontró evidencia alguna de que haya habido un Genocidio programado.[57] Obviamente, estos autores negacionistas apoyados por Chomsky han decidido ignorar que las Cortes Internacionales ya han sentenciado que en Srebrenica ocurrió un Genocidio donde fueron asesinados mujeres y niños, al mismo tiempo que utilizan el recurso maligno de los negacionistas del genocidio: acusar a las víctimas de los crímenes realizados por los perpetradores. Por su parte, alegando la defensa de la libertad de expresión, Chomsky ha apoyado a Diana Johnstone, la académica negacionista del Genocidio de Srebrenica que afirmó que la masacre de Srebrenica fue probablemente exagerada y que no habría sido una genuina masacre ya que sólo hay evidencia de la ejecución de 199 personas. Chomsky ha afirmado que apoya a Johnstone y que considera como algo irrelevante lo que ella haya dicho sobre Srebrenica. Obviamente, esto implica una doble moral absoluta por parte de Chomsky, pues no apoya los derechos humanos a la vida de las miles de víctimas de genocidio, pero en su lugar prefiere defender el derecho a la libre expresión de Johnstone. Además, cuando el periódico The Guardian publicó un artículo crítico sobre esta postura, Chomsky y sus seguidores promovieron la censura del periódico e incluso lograron que se elimine el artículo crítico hacia su postura negacionista, demostrando así un desprecio por la libertad de expresión y por las víctimas del Genocidio, todo lo cual ha sido ampliamente criticado por más de una decena de autores expertos en el Genocidio de Srebrenica.[58] Por otra parte, en otra ocasión Chomsky ha apoyado directamente el negacionismo de Johnstone sobre el Genocidio de Srebrenica, manifestando que su libro es un trabajo sobresaliente, serio e importante que demuestra que mucho de lo que se ha dicho son puras fabricaciones, lo cual obviamente significa que él está de acuerdo en la inexistencia del Genocidio en Srebrenica.[59]  Al mismo tiempo, Chomsky también ha apoyado a la revista Living Marxism en su proclamación de que los campos de concentración realizados por los serbios durante el Genocidio fueron una mentira. Esto causó que Kemal Pervanic,[60] sobreviviente del campo de concentración Omarska, afirme que es un insulto por parte de Chomsky el hecho de decir que probablemente eran una mentira los campos de concentración.[61] El hecho de que Chomsky avale la crítica al número de 8 mil muertos del Genocidio de Srebrenica, que es un recurso que utilizan todos los negacionistas, demuestra más su malevolencia que su ignorancia, pues la International Commission of Missing Persons por medio del ADN ya ha podido identificar los cuerpos de más de 6500 de un total de 8 mil bosnios desaparecidos después del asedio a Srebrenica.[62]  Como prueba absoluta del pensamiento negacionista de Noam Chomsky sobre los genocidios en Ruanda y Srebrenica, a continuación se relata el episodio que existió con George Monbiot. Primero, Chomsky confirmó que llamar Genocidio a la masacre de Srebrenica es rebajar la palabra. Segundo, Chomsky respondió agresiva y evasivamente todas las preguntas que le realizó el gran periodista Monbiot, demostrando deshonestidad intelectual.[63] Tercero, Monbiot le manifestó a Chomsky que escribir un prefacio para el libro negacionista de Herman provee un aval implícito a éste, y por ende también un apoyo a los opresores genocidas defendidos por Herman, quien ha sido acusado como distorsionador de evidencias y negacionista por cuatro expertos en Estudios sobre Genocidio (Martin Shaw, [64] Adam Jones, Linda Melvern y Marko Attila Hoare).[65] Finalmente, apelando a la defensa de las víctimas del Genocidio, Monbiot solicitó que Chomsky realice una declaración distanciándose de los falsos alegatos negacionistas del libro de Herman, ante lo cual Chomsky se negó manifestando que eso sería pura cobardía.[66]  Conclusión: El Negacionismo del Genocidio constituye un ataque contra el conocimiento, contra la historia, contra la Verdad, contra la civilización, contra los valores y contra el patrimonio cultural de la humanidad. La justificación de un supuesto derecho al negacionismo constituye un abuso total de los derechos humanos y las libertades fundamentales como la libre expresión o libre investigación. Es una falta total de respeto a las víctimas que los intelectuales y académicos utilicen su reputación para apoyar estos crímenes. En definitiva, los negacionistas no hacen más que realizar una remodelación de la historia, rehabilitando a los perpetradores genocidas y demonizando a sus víctimas, todo lo cual imposibilita el duelo, la memoria, la justicia y la reconciliación. En este sentido, se concluye que Noam Chomsky es un pensador negacionista del Genocidio, y no de un genocidio sino de cuatro, demostrando entonces que su fama de pensador progresista es tan sólo una ilusión que esconde un total desprecio por la sacralidad de la vida humana y por el sufrimiento de millones de víctimas de los múltiples genocidios que él niega que han ocurrido.”


[1] BBC, Khmer Rouge: Cambodia’s years of brutality. 16 November 2018.

[2] Buddhism and Khmer Rouge Cambodia. 19 Jan. 2015 http://verticaltimeyoga.com/Cambodia/buddhismandkhm.html

[3] Power, Samantha, Camboya: un gigante desvalido, en  Problema infernal. Estados Unidos en la época del los genocidios.

[4] Jean Luis Margolin, Comunismos de Asia: entre la «reeducación» y la matanza. Camboya: en el país del crimen desconcertante.

[5] Ben Kiernan, El regimen de Pol Pot. Raza, poder y genocidio en Camboya bajo el régimen de los Jemeres Rojos, 1975 – 1979.

[6] Ian Harris. Buddhism in a Dark Age: Cambodian Monks under Pol Pot.

[7] Ian Harris. Buddhism in a Dark Age: Cambodian Monks under Pol Pot.

[8] Ian Harris. Buddhism in a Dark Age: Cambodian Monks under Pol Pot.

[9] CHARLES P. WALLACE, Buddhism Rising Again From the Ashes of  Cambodia : The Khmer Rouge used genocide to try to eradicate the religion. Its comeback is slow but steady.. JUNE 19, 199

[10] Buddhism and Khmer Rouge Cambodia. 19 Jan. 2015 http://verticaltimeyoga.com/Cambodia/buddhismandkhm.html

[11] Maha Ghosananda, Step by Step, 1992.

[12] CHARLES P. WALLACE, Buddhism Rising Again From the Ashes of  Cambodia : The Khmer Rouge used genocide to try to eradicate the religion. Its comeback is slow but steady.. JUNE 19, 199

[13] George Wright, Monk Tells of Persecution of Buddhists Under Khmer Rouge. Cambodia Daily. February 17, 2015

[14] B.Kiernan, 1982 Kampuchea Stumbles to Its Feet. In B. Kiernan and C. Boua, eds. Peasants and Politics in Kampuchea, 1942-1981. London: Zed Press; New York: M.E. Sharpe.

[15] Charles Keyes, BUDDHISM AND REVOLUTION IN CAMBODIA. September 1990.

[16] Hiebert, M.  1989 Look, We’re Buddhist. Far Eastern Economic Review. 3 August. pp. 36-37.

[17] Bonnie Duncan, Buddhism Survived the Khmer Rouge to Give Hope to Cambodia. December 9, 2011

[18] A.Kent (2006) Reconfiguring security: Buddhism and moral legitimacy in Cambodia.

[19] Inger Agger, Calming the mind: Healing after mass atrocity in Cambodia

[20] Keith Windschuttle, The hypocrisy of Noam Chomsky

[21] Werner Cohn, Partners in Hate: Noam Chomsky and the Holocaust Deniers.

[22] Wolfgang B. Sperlich, Noam Chomsky

[23] Robert Faurisson, The Problem of the Gas Chambers or the Rumor of Auschwitz.

[24] Robert Faurisson, Memoire en defense.

[25] Dr. Tzvi Fleischer, Fairfax’s Chomsky and Holocaust Denial whitewash.

[26] Adam Nossiter, Robert Faurisson: Holocaust Denier Prosecuted by French

[27][27] Paul Berman, The Grand Theorist of Holocaust Denial: Robert Faurisson.

[28] Paul Rassinier, Debunking the Genocide Myth: A Study of the Nazi Concentration Camps and the Alleged Extermination of European Jewry

[29] Noam Chomsky & Edward S. Herman, Distortions at Fourth Hand.

[30] Anthony Paul & John Barron, Murder of a Gentle Land.

[31] Francois Ponchaud, Cambodia: Year Zero.

[32] Noam Chomsky & Edward S. Herman, Distortions at Fourth Hand.

[33] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights.

[34] George Hildebrand & Gareth Porter, Cambodia: Starvation and Revolution

[35] Bruce Sharp, Averaging Wrong Answers: Noam Chomsky and the Cambodian Controversy.

[36] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights.

[37] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights.

[38] Donald W. Beachler, Arguing about Cambodia: Genocide and Political Interest. en Holocaust and Genocide Studies, Vol. 23, No. 2

[39] Jean Lacoutre, Cambodians Survive!

[40] Matthew Blackwell, Devastation and Denial: Cambodia and the Academic Left.

[41] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights.

[42] Paul Bogdanor, Chomsky Denies a Genocide.

[43] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights

[44] Bruce Sharp, Averaging Wrong Answers: Noam Chomsky and the Cambodia Controversy

[45] Noam Chomsky & Edward Herman, After the Cataclysm: The Political Economy of Human Rights.

[46] Noam Chomsky & Edward Herman, Manufacturing Consent.

[47] Bruce Sharp, Averaging Wrong Answers: Noam Chomsky and the Cambodia Controversy

[48] Gérard Prunier, The Rwanda Crisis, 1954-94: History of a Genocide.

[49] Edward S. Herman & David Peterson, The Politics of Genocide.

[50] James Wizeye, To claim Tutsis caused Rwanda’s genocide is pure revisionism: All the facts point to a carefully targeted Hutu plan of extermination.

[51] Martin Shaw, The politics of genocide: Rwanda & DR Congo.

[52] Adam Jones, Denying Rwanda. A Response to Herman & Peterson.

[53] Adam Jones, Denying Rwanda. A Response to Herman & Peterson.

[54] Edward Herman, The Srebrenica Massacre.

[55] Edward S. Herman & David Peterson, The Politics of Genocide.

[56] Edward Herman & John Robles, The Srebrenica Massacre was a Gigantic Political Fraud.

[57] Diana Johnstone, Fools’ Crusade: Yugoslavia, NATO and Western Delusions.

[58] Protest to the Guardian Over ‘Correction’ to Noam Chomsky Interview. The “correction” to Emma Brockes’s interview is a concession to those who “minimise the Srebrenica massacre”. https://balkaninsight.com/2007/09/11/protest-to-the-guardian-over-correction-to-noam-

chomsky-interview/

[59] Marko Attila Hoare, Chomsky’s Genocide Deniel.

[60] Kemal Pervanic, The Killing Days: My Journey Through the Bosnia War.

[61] Why Noam Chomsky, Tariq Ali, Arundhati Roy and their co-thinkers should apologise over Mladic and Srebrenica. https://www.workersliberty.org/story/2011/06/04/why-noam-chomsky-tariq-ali-arundhati-roy-and-their-co-thinkers-should-apologise-ove

[62] George Monbiot, Naming the Genocide Deniers.

[63] Ben Cohen, Noam Chomsky Embarrassed by George Monbiot.

[64] Martin Shaw, Once more on ‘left-wing’ genocide denial

[65] George Monbiot, See No Evil. How did genocide denial become a doctrine of the internationalist left?

[66] George Monbiot, Correspondence with Noam Chomsky.

Un comentario en “Evidencias del Caso Chomsky

  1. Pingback: Caso 59: Noam Chomsky | Comunidad Budista Maitriyana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s